Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dimite el coordinador de Manos Limpias en Asturias y pide a Bernard que dimita como Secretario General del sindicato

El coordinador de la organización Manos Limpias en Asturias, José Alfredo García Fernández, ha presentado su "dimisión irrevocable" este miércoles. Así lo ha comunicado en una carta en la que no se muestra dispuesto a tolerar que el nombre de la organización se encuentre presuntamente manchado en algo en lo que ha dicho que nada tienen que ver.
"Hemos trabajado muy duro durante 3 años, sacrificando tiempo y dinero para esta organización, y de forma absolutamente gratuita. Jamás hemos tenido ni querido subvenciones públicas o privadas, cursos de formación o liberaciones, tan sólo existimos con el dinero de las afiliaciones. Nunca se cobró en temas de corrupción pública, jamás, ese no era nuestro estilo", ha añadido.
Ha afirmado no poder "soportar más" la presión: "Eso sí, continúo defendiendo los principios de lucha contra la corrupción, pero los mismos no pueden ser desarrollados bajo el paraguas de Manos Limpias. Está claro que hemos atacado este sistema, pero siendo tan sólo unas pocas personas, el Sistema ha podido con nosotros y nosotros no hemos conseguirlo cambiarlo, que era nuestro fin y única meta".
García Fernández ha dejado claro que no pone "la mano en el fuego por nadie" aunque dice creer en la presunción de inocencia de cualquier ciudadano, "incluida la persona de Miguel Bernard, pero sin duda, los acontecimientos producidos en torno a su persona y nunca alrededor del sindicato, me hacen apartarme, del cargo de Coordinador Regional de la organización".
Entiende que "debe producirse la dimisión del señor Miguel Bernard como Secretario General de este sindicato, ya que una organización que combate la corrupción, no puede tener a nadie de su organigrama directivo salpicado por la mínima mácula de corrupción a sus espaldas. Todo ello iría sin duda en beneficio de la propia organización".