Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El partido de Llamazares pide a IU que exija a sus representantes en Caja Madrid la devolución de lo gastado en tarjetas

Izquierda Abierta, el partido que lidera Gaspar Llamazares, ha solicitado a la Ejecutiva Federal de Izquierda Unida (IU) que exija a sus representantes en Caja Madrid que devuelvan todo el dinero gastado con las tarjetas opacas de la entidad.
Además, ha pedido que reclame a la federación de Madrid que se depuren las responsabilidades políticas "hasta sus últimas consecuencias" y que la comisión de investigación que se ha creado a tal efecto actúe de forma "rigurosa".
Y es que, según Izquierda Abierta, esta situación no sólo afecta a la organización con carácter federal, sino que, además, pone en cuestión la "intachable" conducta de miles de representantes de IU en pueblos y ciudades.
UN COMPORTAMIENTO "INMORAL" E "INADMISIBLE"
Para la formación que capitanea el diputado de IU por Asturias, esta situación obliga a actuar de forma "tajante y urgente", "aunque con garantías de responder a la verdad", y crear una Comisión de la Transparencia mixta, formada tanto por miembros de la federación madrileña como de la organización federal, que ayude a IU a "arrojar luz" sobre la presencia en los últimos años en estos organismos.
"Esto ayudará a poner en valor la presencia y la labor de la mayoría de los representantes de la organización en estos organismos que hoy se ve enturbiada por el comportamiento inmoral, detestable y políticamente inadmisible, de los representantes de IU en Caja Madrid durante los últimos tiempos", dice Izquierda Abierta en un comunicado.
El coordinador federal de IU, Cayo Lara, se ha mostrado este lunes partidario de que la federación asuma responsabilidades políticas por el escándalo de las 'tarjetas B' de Caja Madrid, además de las consecuencias penales que deban pagar quienes fueran sus consejeros en la entidad, pese a recalcar que ya no forman parte del partido desde hace dos años.