Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

López-Medel pide una intervención militar de la ONU para frenar el "neoimperialismo" de Putin en Ucrania

Compara el conflicto de Ucrania con el inicio de la I Guerra Mundial en Sarajevo y la guerra de los Balcanes en la década de 1990
El abogado del Estado en la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y exdiputado nacional del PP por Cantabria, Jesús López-Medel, ha reivindicado este viernes en Santander una intervención militar en Ucrania para que la ONU "se haga respetar" y frenar el "neoimperialismo desestabilizador" de Rusia y de su presidente, Vladimir Putin, en esta región del este de Europa.
López-Medel ha comparado este conflicto con el inicio de la I Guerra Mundial (1994) y con la guerra de los Balcanes en la década de 1990. "Este conflicto (en alusión a Ucrania) acontece en territorio europeo --en comparación con otros como los de Oriente Medio o Siria--. A mí me recuerda que, con las diferencias lógicas que hay, en 1990, en territorio europeo, en la Yugoslavia, surgió un conflicto, con elementos interétnicos y de otro tipo, que generó una gran guerra", ha relatado.
El exdiputado del PP ha abogado de esta manera por "reforzar, si es preciso, la intervención a través de cascos azules que garantice que no se puede entrar, como se está entrando, incluso con la excusa de ayuda humanitaria, impunemente en un país europeo. "Está considerando (Putin) a Ucrania como si fuera una antigua colonia o una antigua República Soviética", ha denunciado, en alusión a la entrada de tropas rusas en Ucrania en apoyo a los separatistas prorrusos que ha sido confirmada este jueves por la OTAN.
"Yo no quisiera que este foco de gran inestabilidad fuese a más. Y si para eso hubiese que endurecer mucho más las sanciones de todo tipo a la Federación Rusia, habrá que hacerlo", ha afirmado en declaraciones a los medios de comunicación antes de intervenir en el encuentro 'Quo Vadis Europa? II', que se ha celebrado esta semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).
También ha comentado que Rusia "evidentemente" no se atrevería a invadir un país soberano si este país estuviese en la OTAN. "Evidentemente, la OTAN no puede intervenir en un país que no es actualmente miembro, pero tampoco puede ser ajeno como elemento de seguridad de los países vecinos, que están, además, en la UE y son socios de la alianza militar", ha explicado.
Al tiempo, ha pedido un "incremento de las sanciones y de la firmeza" y una "primacía de los intereses políticos y democráticos por encima de los intereses comerciales nacionales". En este sentido, ha comentado que el "boicot" de Rusia por las sanciones impuestas "ya está afectando" a España en relación con las frutas y las hortalizas.
"Lo que es cierto es que nosotros tendremos que valorar qué nos interesa más, es decir, si nos interesan exclusivamente nuestros intereses comerciales y velar por ellos, lo cual sería legítimo. O nos interesa ser la UE, que tiene un problema de una política exterior común bastante floja, bastante débil", ha expuesto.
SALVAGUARDA INTERNACIONAL POR ENCIMA DE INTERESES COMERCIALES
Así, ha opinado que, "con todo respeto a los intereses nacionales de España, de Francia o de otros países por las reacciones que pueda tomar Rusia, muy por encima de eso está la salvaguarda del orden y la seguridad internacional porque que es mucho más importante que otras acciones que nos pudieran perjudicar".
"Hay que parar esto porque al final aparecerá el mapa teñido de rojo. No sólo el rojo de Vladimir Putin, que es su propia historia y de su propio corazón, sino también el rojo de la sangre que ya están causando en este país soberano", ha defendido. En este sentido, la ONU ha precisado este mismo viernes que la cifra de muertes en este conflicto es de 2.593, más, como ha mencionado López-Medel, 500.000 desplazados.
Por todo ello, ha subrayado que este "no es un conflicto local, es un conflicto de Ucrania con un país vecino de la UE que está generando una inestabilidad muy grande y que está demostrando un neoimperialismo por parte de Putin, que está demostrando también unas concepciones muy autoritarias y escasamente respetuosas con el Derecho Internacional".
López-Medel, que ha recordado que Rusia dio "un zarpazo en cuestión de días" en Crimea, ha insistido en que "está enviando tropas desde hace meses", por lo que, en su opinión, el fenómeno de las regiones separatistas de Ucrania "no podría entenderse si desde el primer momento no se hubiesen enviado, como se enviaron, fuerzas militares y paramilitares y elementos bélicos".
"En esta partida de ajedrez, en la que los rusos son especialistas, lo que no podemos es ir siempre a remolque de las jugadas que anteriormente ha hecho Putin, cuyas intenciones creo que están claras desde el primer momento", ha zanjado.