Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lugo ironiza que imitará la "dictadura de Chávez" ante las críticas de la prensa

La broma gastada por el gobernante no agradó a algunos medios como el diario La Nación, que en su edición digital calificó de "desubicado" el comentario. EFE/Archivotelecinco.es
El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, ironizó hoy que su Gobierno imitará la "dictadura" de su homólogo de Venezuela, Hugo Chávez, ante las críticas que recibe su administración por parte de un sector de la prensa en Asunción.
"Vamos a imitar la dictadura de Chávez", declaró entre risas Lugo, ante las críticas de algunos medios que lo acusan de emular modelos políticos como los de Venezuela o Cuba.
El mandatario se expresó en esos términos tras recorrer una de las torres del edificio del Banco Central que alberga una inconclusa pileta olímpica, construida durante la dictadura del Alfredo Stroessner (1954-89).
Lugo dijo que esa obra comenzó durante el régimen dictatorial y que será culminada en tiempos de "la dictadura también" y tras ser consultado por periodistas por sus expresiones respondió lacónicamente: "O acaso ustedes no dicen que soy un dictador".
La broma gastada por el gobernante no agradó a algunos medios como el diario La Nación, que en su edición digital calificó de "desubicado" el comentario.
"Lugo quizás espera imponer la dictadura implementada por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, quien persigue a los medios que tienen una opinión contraria a su Gobierno", aseveró el rotativo en su edición electrónica.
El jefe de Estado, de ideas socialistas, ya ha tenido roces más o menos parecidos con los medios de su país cuando es consultado sobre su acercamiento a Chávez o el modelo político que llevará adelante tras asumir el poder el 15 de agosto de 2008, tras acabar con 61 años de hegemonía en el poder del Partido Colorado.
En ese sentido, el pasado día 9 aseguró: "Paraguay no va a copiar nada, absolutamente nada. No queremos ser papel carbónico de ningún modelo".
Pero un mes después de asumir la presidencia, aclaró que él "no es Hugo Chávez" al ser consultado sobre la posibilidad de que su trato con la prensa paraguaya sea similar a la de su homólogo con los medios de Venezuela.
Además, Lugo, quien en reiteradas ocasiones abogó por la defensa de la libertad de prensa y de expresión, exteriorizó su disgusto con los periodistas ante el asedio de éstos en sus actos públicos, pidiendo que se acabe "la dictadura de la prensa" cuando todavía era presidente electo.