Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lugo afirma que el proceso a Montanaro probará a la Justicia paraguaya

El presidente paraguayo, Fernando Lugo, dijo hoy que las causas por delitos de lesa humanidad que afronta el ex ministro de Interior Sabino Augusto Montanaro pondrán a prueba a la Justicia, para que ésta recupere la credibilidad en su país.
"La mirada de todo el Paraguay gira hoy hacia la Justicia en este caso emblemático, y de la calidad de ese juzgamiento, me atrevo a decir, depende la recuperación de la confianza o la desilusión sin retorno", afirmó Lugo en rueda de prensa.
Lugo destacó que el regreso ayer a Paraguay de Montanaro, asilado durante 20 años en Honduras, "es una oportunidad para miles de paraguayos que tienen materias pendientes que reclamar a la Justicia sobre los excesos, torturas, muertes y desapariciones" ocurridos durante la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989).
Montanaro, de 86 años y aquejado de varias complicaciones de salud debido a su avanzada edad, llegó inesperadamente la madrugada de ayer a Asunción y, tras ser sometido a un chequeo médico en un sanatorio privado, fue derivado bajo arresto al policlínico de la Policía Nacional.
En la rueda de prensa ofrecida en la Residencia Presidencial, el jefe de Estado recordó a los familiares de víctimas de la dictadura stronista que él también fue uno de los damnificados de los abusos perpetrados durante ese régimen, en alusión a que su familia también fue perseguida.
Montanaro, ministro de Interior entre 1966 y 1989, la época más dura de Stroessner, afronta causas por torturas, apresamientos ilegales y desaparición forzada de personas, algunas de ellas dentro de la Operación Cóndor, un sistema instaurado en los 70 y 80 por los regímenes militares en el Cono Sur para reprimir a sus opositores.
Activistas de derechos humanos y familiares de víctimas de la dictadura, que permanecen en estado de vigilia ante la sede del policlínico policial, afirmaron que la fortuna de Montanaro y la de su familia también debe ser sujeto a investigación.
"Hay otro capítulo no menos importante, la recuperación de los bienes sustraídos durante la dictadura y por extensión todo el tiempo de la corrupción institucionalizada en Paraguay", indicó Lugo, al anunciar que el próximo lunes presentará una comisión que se ocupará de investigar a los ex jerarcas de Stroessner.
El mandatario además anunció que una escuela de una localidad rural del sur del país, donde se había cebado la represión a las denominadas "ligadas agrarias", llevará el nombre de una de las víctimas, en coincidencia con la destrucción de un monolito con el nombre de Stroessner por parte de los pobladores.
Lugo asumió al poder el 15 de agosto de 2008 tras poner fin a 61 años de hegemonía del Partido Colorado, de los cuales 35 fueron bajo el mandato de Stroessner, al frente de una coalición de amplia base ideológica.