Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

IU de Almería prefiere de número uno al "mono Amedio" antes que al exjemad

Pablo Iglesias, Julio Rodríguez, Íñigo Errejón y Carolina Bescansa, en el CongresoEFE

El acuerdo alcanzado con Podemos para compartir listas electorales el próximo 26 de junio está generando malestar en varias federaciones de IU, que no están de acuerdo con el lugar que ocuparán en las candidaturas o con los 'compañeros de viaje' que ha elegido el partido morado. Una de las más afectadas es Almería cuya coordinadora provincial ha criticado la colocación en la lista del ex Jefe del Estado Mayor de la Defensa, Julio Rodríguez asegurando que "si quieren traer al mono Amedio que lo traigan, pero esto es una provocación".

Aunque aseguran que la configuración final de las listas electorales se ha dejado en manos de cada territorio, el reparto de puestos en las candidaturas y el 'peso' de cada organización se ha fraguado en la negociación entre los secretarios de Organización de ambas formaciones, Pablo Echenique y Adolfo Barrena.
Esto ha provocado que muchas federaciones de IU no estén de acuerdo con el lugar al que han que han quedado relegados sus candidatos. Es el caso de Asturias, donde el acuerdo establece que IU ocupará el tercer puesto de la candidatura, lejos de las aspiraciones que tenía allí la organización.
El enfado llegó a tal punto que el coordinador regional de la federación de izquierdas, Manuel González Orviz, propuso a la Presidencia autonómica de la organización no presentar listas al Congreso y al Senado dentro de la coalición con Podemos. Esta propuesta finalmente no salió adelante, aunque sí se acordó pedir a la dirección federal un cambio en el modelo.
El tercer lugar en la lista por Asturias es uno de los puestos difíciles de conseguir que ha aceptado ocupar IU, ya que requiere que la coalición mejore "ligeramente" los resultados que obtuvieron ambas fuerzas por separado el 20D para poder hacerse con el escaño.
Polémica con el exjemad
Donde también ha habido polémica ha sido en Almería, aunque en este caso por la decisión de Podemos de situar como 'número uno' al ex Jefe del Estado Mayor de la Defensa, Julio Rodríguez, para asegurarle el puesto en el Congreso. El 20 de diciembre, Rodríguez fue número dos por Zaragoza y se quedó sin escaño.
Este jueves, la coordinadora provincial en Almería, Rosalía Martín, ha criticado la colocación en la lista de "un hombre de la guerra y la OTAN". "Si quieren traer al mono Amedio que lo traigan, pero esto es una provocación", ha criticado.
Sin embargo, el secretario de Organización de IULV-CA, Toni Valero, ha calmado los ánimos pocos después y ha dicho que su formación "respeta" el criterio político de Podemos para elegir a sus candidatos, aunque "entiende" que la figura de Julio Rodríguez genere "malestar" entre las bases de la organización de izquierdas.
EUPV abandona la mesa de negociación
El último lugar donde ha saltado la liebre de la polémica ha sido la Comunidad Valenciana, un territorio en el que las negociaciones tienen lugar al margen del pacto estatal. Este mismo jueves, EUPV ha abandonado las negociaciones descontenta con el lugar en las listas que le ofrecen Podemos y Compromís.
Según han explicado, EUPV aspira a ocupar el cuarto puesto en las candidaturas de Valencia y Alicante y el tres por Castellón. Pero Podemos y Compromís le ofrecen el número seis en las dos primeras provincias y el tres por Castellón. Una de las integrantes del equipo negociador, Glòria Marcos, ha calificado esta oferta de "humillante" y ha pedido a las otras dos formaciones que reconsideren su postura.
Las negociaciones de IU con Podemos y Compromís en la Comunidad Valenciana ya se frustraron antes del 20 de diciembre también por los puestos en las listas y finalmente la organización de izquierdas decidió concurrir por separado a los comicios. La candidatura conjunta de Podemos y Compromís obtuvo 9 diputados y EUPV se quedó sin escaño.