Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez imputa al alcalde de Manises al entender que conocía la situación de Emarsa y pide sus cuentas desde 2004

El titular del juzgado de Instrucción número 15 de Valencia ha acordado imputar al alcalde de Manises y vicepresidente de la Diputación, del PP, Enrique Crespo, en la causa abierta por un presunto agujero en Emarsa --dependiente de la Emshi--, al entender que conocía la situación de esta entidad. Así, ha pedido que se recabe su hoja histórico penal y un extracto integral de sus cuentas desde enero de 2004 hasta la fecha, según consta en el auto.
De esta manera, el magistrado ha atendido a la petición formulada por el ministerio fiscal, la acusación particular --la Emshi-- y la popular, de imputar a Crespo, en base a las declaraciones realizadas por el exgerente de Emarsa, Esteban Cuesta, quien aseguró ante el juez que todas las decisiones en relación con la empresa pública eran adoptadas por indicaciones de Enrique Crespo, entonces presidente de la Emshi.
Tal y como indica el juez en su auto --de 29 páginas--, contra el que cabe recurso, de la instrucción se desprende la existencia de "numerosísimos" indicios de que un número "ciertamente considerable" de personas --unas integrantes de Emarsa y otras ajenas a la sociedad-- se "concertaron" para obtener un beneficio ilícito a costa de los fondos de dicha entidad. Estos llevaron a cabo la actividad "de manera continuada" y durante el periodo 2004 a 2010, cuando se acuerda la disolución de la sociedad.
Hasta ahora, quien aparecía como nexo de unión de las personas y empresas investigadas no era otro que el exgerente de la entidad, Esteban Cuesta, cuyo nombramiento fue propuesto por el mismo Crespo en 2004, pese a que éste --enfermero de profesión-- "carecía de experiencia profesional en la gestión y administración de empresas". Ahora --agrega el magistrado-- "en modo alguno puede descartarse la participación de Crespo" en los hechos investigados.
Indica en su escrito que Crespo "ha sido conocedor en todo momento" de la situación de la entidad, en base a las manifestaciones de Cuesta y a las Auditorías, las Actas del Consejo de Administración y los Convenios suscritos.
EL GERENTE CARECÍA DE EXPERIENCIA
Además, recuerda que fue él quien propuso al Consejo de Administración el nombramiento de Cuesta como gerente de Emarsa. Por consiguiente, estima que la primera cuestión que se suscita es la referente a este nombramiento, que, además, "no fue seguido de medida alguna para reforzar su preparación" en el cargo, puesto que carecía de experiencia. Es más --añade-- este nombramiento y su posterior ratificación años después fue acompañado del otorgamiento a Cuesta de unas "amplísimas" facultades, "sin apenas limitación alguna".
En segundo lugar, el juez plantea la cuestión relativa a la contratación de las empresas. Estima que se advierten "serias irregularidades" en cuanto a la contratación por parte de Emarsa de las empresas investigadas en este procedimiento "que deberán ser valoradas en su momento en el marco del conjunto de la investigación".
El juez indica sobre este asunto que existe la sospecha "fundada" de que la contratación de las entidades se hizo, bien sin mediar expediente de contratación alguno, o bien confeccionándose luego por personas aún por determinar para dar una cierta apariencia de que distintas empresas concurrían a la contratación, que en ningún caso tuvo publicidad.
LOS INFORMES LO ADVERTÍAN
Los informes de Auditoría, desde 2004, ya advertían de que la revisión de los procedimientos de control interno relacionados con adquisiciones de equipo y elementos de inmovilizado, reparaciones y mantenimiento, pusieron de manifiesto "insuficiencias" de formalización de la autorización, proceso de contratación, recepción efectiva, aplicación contable, imputación de subvenciones de capital, baja de elementos fuera de uso e inventario actualizado. "El problema se mantuvo invariable a lo largo de los años".
Y no consta que ni entonces ni posteriormente se dictara alguna instrucción ni se promoviera la menor iniciativa por parte de Crespo para la regulación de los procedimientos de contratación por Emarsa. Por el contrario, Cuesta declaró que determinadas personas fueron contratadas siguiendo las órdenes del alcalde de Manises, que estaba al corriente de todo lo relativo a la contratación de las empresas investigadas.
El magistrado entiende que es difícil que Crespo, ante la cuantía de las sumas objeto de investigación y el número de empresas y personas que indiciariamente intervinieron, no reparase en ello y en su impacto en las cuentas de cada ejercicio. Por tanto, considera que la hipótesis de que Crespo estuviera al tanto de cuanto ocurría y participara en los hechos objeto de la investigación, además de modo relevante, "en modo alguno puede descartarse", por lo que decide llamarle a declarar en calidad de imputado.