Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Margallo viajará esta semana a las zonas afectadas por el terremoto en Ecuador

Visitará Cuba el sábado y domingo para poner en valor el compromiso de la cooperación española y las empresas con la isla desde hace décadas
El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, emprenderá esta semana un viaje que le llevará a partir del jueves a Ecuador, donde visitará las zonas más afectadas por el terremoto del 16 de abril.
El sábado y el domingo estará en Cuba poniendo en valor el trabajo que la Cooperación Española desarrolla en la isla desde hace 28 años y el compromiso que las empresas españolas han demostrado con Cuba, mucho antes de que el deshielo con EEUU despertase el apetito inversor por la isla en el extranjero.
Margallo llegará el miércoles a Ecuador, donde se entrevistará con su colega, el canciller Guillaume Long, y visitará la sede de operaciones del Comité de Operaciones de Emergencia de Ecuador, desde donde se han coordinado las tareas de asistencia a los damnificados por el seísmo, que ha provocado 660 muertos y miles de afectados.
El jefe de la diplomacia en funciones se desplazará el viernes a los cantones de Manta y Pedernales, dos de las áreas más castigadas por el terremoto y donde el ministro comprobará sobre el terreno cómo la ayuda enviada por España está asistiendo a los damnificados.
En la primera fase de la emergencia, España envió equipos de rescate para buscar supervivientes bajo los escombros, además de medicamentos, material para suministrar agua potable, tiendas de campaña y artículos de higiene de primera necesidad. Pero el Gobierno ya ha mostrado su disposición a seguir colaborando con Ecuador en la posterior fase de reconstrucción.
El ministro llegará a Cuba el sábado. En la Habana tiene previsto entrevistarse con el cardenal Jaime Ortega, que medió tanto en el proceso de deshielo entre la isla y EEUU, como en la excarcelación de presos políticos en 2010.
Pero en Cuba los temas de cooperación al desarrollo también figurarán en primer plano, pues como parte del acuerdo firmado recientemente para la reestructuración de la deuda cubana (un total de 2.500 millones de euros), se emplearán 375 millones para financiar proyectos en los que trabaja la Cooperación Española para mejorar la producción agraria y reducir la necesidad de que Cuba importe alimentos.
España cuenta con una Oficina Técnica de Cooperación en Cuba desde hace 28 años, lo que supone una dilatada experiencia en este país de la que se han beneficiado más de un millón de cubanos y que el ministro quiere poner en valor en esta visita.
En la actualidad, la Cooperación Española participa en 25 proyectos y programas en marcha en Cuba que tienen un coste total de 22 millones de euros.
ESPAÑA, BIEN SITUADA
A pesar de que Cuba no recibe la visita de un jefe de Estado o de Gobierno español desde 1999, y que otros líderes europeos como el francés François Hollande se han apresurado a viajar a la isla ante el deshielo entre Cuba y EEUU, el ministro ha asegurado que ante una eventual apertura económica de la isla a la inversión extranjera los españoles están "bien situados" y con "oportunidades enormes".
En una entrevista en la Cadena Ser el viernes pasado, el ministro recordó que las empresas españolas han estado en Cuba "a las duras y a las maduras", que los hoteles españoles tienen el 60 por ciento de las camas en la isla y que este año las exportaciones a la isla han aumentado un 50 por ciento. "Esto no es una carrera" a ver quién viaja antes a la isla, en opinión de García-Margallo.
Aún no está cerrado qué autoridades del Gobierno cubano se entrevistarán con García-Margallo. En su última visita a la isla en noviembre de 2014, abandonó Cuba sin que le recibiera el presidente Raúl Castro. En esa visita, el ministro dio una conferencia en la Escuela Diplomática en la que puso en valor el modelo de la Transición española e hizo un alegato en favor del pluralismo político y las libertades fundamentales.
Como en aquella ocasión, el ministro no tiene en su programa, al menos de momento, contactos con representantes de la oposición democrática cubana.