Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La tecnología, al servicio de los ladrones para robar viviendas

Robo casasREUTERS

Las tendencias más recientes entre los ladrones a la hora de intentar acceder a domicilios o negocios son el uso de inhibidores de frecuencia y la instalación de microcámaras en las mirillas. Los ladrones cada vez utilizan más la tecnología, según constata en un informe Securitas Direct.

Los inhibidores bloquean el ancho de banda GSM y radio, y de esa manera inutilizan los móviles y también las alarmas, que utilizan la misma red de comunicación. Por su parte, están comenzando a utilizarse minicámaras que se colocan en la mirilla y permiten controlar los movimientos de la casa. Este sistema tiene otra variante, que consiste en desenroscar la mirilla e introducir una cámara extensible para ver qué hay en el interior de la vivienda y cómo es la cerradura. Se trata de procedimientos que ponen en práctica bandas itinerantes, que suelen buscar casas vacías.
Junto a estos innovadores métodos se encuentran otros más tradicionales,: por ejemplo el resbalón, una técnica que consiste en abrir la cerradura con una radiografía -o similar- si no se ha cerrado la puerta con vuelta de llave; el 'bumping', un golpe seco con un martillo a una llave que se ha introducido previamente en la cerradura y que hace saltar la misma; o el ganzuado, que se trata de la manipulación de los sistemas internos de bloqueo del bombín mediante una ganzúa.
Rejas, puertas blindadas y alarmas son los sistemas más utilizados a la hora de proteger una vivienda o un comercio. Pero la principal prevención es la prudencia. José Ignacio Jiménez, director de Relaciones Institucionales de Securitas Direct, recomienda no ponérselo fácil al intruso: "Evitar el robo al descuido es importantísimo: es muy importante cerrar con vuelta de llave y, por supuesto, no dejar ventanas abiertas o la puerta mal cerrada. El robo al descuido es el más habitual, y es el tipo de acción que llevan a cabo los ladrones tradicionales". Además, "conviene tener cuidado con los falsos servicios técnicos y funcionarios, especialmente si en el hogar se hallan personas mayores, que son las más vulnerables", añade el portavoz de Securitas Direct.