Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miles de personas denuncian la dispersión de los presos de ETA en Bilbao

Manifestación en BilbaoEFE

Decenas de miles de personas han recorrido las calle de Bilbao convocadas por la red ciudadana Sare para reclamar el fin de la política de dispersión y en favor de los derechos de los presos de ETA. A la finalización de la marcha, los organizadores han advertido de que tras cuatro años "sin actividad armada de ETA", la política penitenciaria sigue siendo "igual de cruel" y han defendido que "es hora de que la ciudadanía tome la palabra y se plante".

Bajo el lema 'Derechos humanos, resolución y paz. Euskal presoak Euskal Herrira', la manifestación ha arrancado pasadas las 17.30 horas entre aplausos y gritos a favor del acercamiento del colectivo de presos a sus lugares de origen. A la misma hora, miles de personas han secundado también otra marcha por las calles de Baiona con el mismo objetivo.
Entre los asistentes a la manifestación de Bilbao se ha podido ver al dirigente de Sortu Pernando Barrena; el secretario general de EA, Pello Urizar; el parlamentario de EH Bildu Oskar Matute; la abogada de presos Jone Gorizelaia; el exconsejero del Gobierno vasco Javier Madrazo y los secretarios generales de los sindicatos ELA y LAB, Adolfo Muñoz y Ainhoa Etxaide, entre otros.
Iniciada en la plaza de La Casilla, la pancarta principal ha sido portada por Rosa Rodero, viuda del sargento de la Ertzaintza Joseba Goikoetxea, asesinado por ETA, quien ha estado acompañada de Joseba Azkarraga, Iñaki Lasagabaster, Fermin Muguruza, Juan Mari Olano, Gemma Zabaleta, Inaxio Kortabarria, Angelita Burgoa, Teresa Toda, Miren Zabaleta y los dirigentes de la CUP David Fernández y Anna Gabriel, entre otros.
A todos ellos, les han precedido a la cabeza de la movilización varias furgonetas con carteles en los que se podía leer la distancia existente entre Euskadi y diferentes centros penitenciarios de la geografía estatal, junto a un cuantioso número de familiares de presos.
Durante alrededor de 90 minutos, decenas de miles de personas, 70.000 según fuentes municipales, han recorrido las calles de la Villa hasta que sobre las 19.00 horas han alcanzado el Ayuntamiento, donde la cantante Zuriñe Hidalgo y el bersolari Xabier Euzkitze han leído el manifiesto final.
En el mismo, se ha querido recordar que también "miles y miles de personas" han recorrido este sábado las calles de Baiona y han lamentado que tras cuatro años "sin actividad armada de ETA" y "después de los pasos dados por el colectivo de presos, la política penitenciaria de los gobiernos francés y español sigue siendo igual de cruel".
"Continúan con su implacable y macabra política penitenciaria. La dispersión obliga a cientos y cientos de familiares a recorrer cada fin de semana toda la geografía española con todo lo que ello acarrea como coste económico y humano", han criticado.
Asimismo, han recordado las "duras condiciones" que padecen los presos, en algunos casos "con largos períodos de aislamiento que no hacen más que poner en peligro la integridad de quien las padece".
"SIN CAMBIAR LA LEY"
"Por mucha entereza que se tenga, hay situaciones que se tornan insoportables, situaciones perfectamente evitables porque ni siquiera hace falta cambiar ley alguna para que la política penitenciaria sea más llevadera, más humana", han argumentado.
A su juicio, no es admisible que la política penitenciaria "se aplique bajo los parámetros de la venganza" y han incidido en que "es hora de decir basta ya de sufrimientos calculados, de aplicar políticas inhumanas". "Es hora de que la ciudadanía tome la palabra y se plante", han subrayado.
De este modo, han remarcado se que debe conseguir la excarcelación de los reclusos gravemente enfermos y para ello "es necesario que sigamos remando juntos y en la misma dirección" con independencia de los "colores políticos".