Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Casa Misericordia de Bilbao festejará el próximo viernes a su patrón San Mamés y homenajeará a Iñaki Azkuna

La Casa Misericordia de Bilbao festejará el próximo viernes a su patrón San Mamés y realizará un homenaje póstumo al fallecido alcalde Iñaki Azkuna. Será una fiesta establecida en el viernes inmediatamente posterior al día de la conmemoración litúrgica de San Mamés (fijada en el día 7 de agosto) y dedicada a los ancianos residentes y sus familiares, más los antiguos alumnos de esta institución, conocidos en su tiempo como 'los niños de la Misericordia'.
La jornada festiva, en la que se esperan más de 300 asistentes, comenzará a las 9.00 horas con el disparo de txupines anunciadores a cargo de la Txupinera de Bilbao Aste Nagusia 2013, Jone Artola. Una costumbre que "va camino de convertirse en tradición" como acto de despedida pública del cargo de la txupinera saliente, al que seguirá un "pasapasillos" por las diferentes salas de la institución amenizado por el txistulari Mikel Bilbao, han explicado sus organizadores.
Hacia las 10.15 horas, se efectuará la procesión de traslado de la imagen del santo desde la capilla (que guarda desde 1946 un relicario con un pequeño fragmento del cráneo de San Mamés) hasta los jardines de La Casa, donde se celebrará la misa de campaña conmemorativa, que concluirá con el canto del "Himno a San Mamés", compuesto por el maestro Escudero con letra de Esteban Calle Iturrino.
A las 11.30 horas, tras las palabras de salutación de las autoridades presentes y la realización del homenaje póstumo al fallecido alcalde de Bilbao Iñaki Azkuna, se terminará con el aperitivo-musical amenizado por la Banda Municipal de Música, que interpretará una selección de piezas escogidas para animar a "echarse unos bailes" a los residentes e invitados al acto.
San Mamés, al que tradicionalmente se representa con un león a sus pies (y de ahí el apelativo de "leones" para los jugadores del Athletic, cuyo campo de fútbol figura bajo la advocación de este santo) fue un joven cristiano del siglo III nacido en cautividad, que debe su nombre al hecho de que, habiendo muerto su madre apenas nacido, fue adoptado y amamantado por un rica mujer cristiana, que le nombró heredero de todos sus bienes.
El joven repartió sus bienes entre los necesitados para retirarse a pastorear a los montes. Su martirio en el circo, a la temprana edad de 17 años, le introdujo en la tradición cristiana por "el milagro de que el león al que fue arrojado le lamió los pies, en vez de devorarlo".