Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montoro avisa de que la independencia es "un divorcio económicamente imposible"

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha advertido este viernes de que la independencia de Cataluña es "un divorcio económicamente imposible", y de que la estabilidad y el empleo en Cataluña requiere de la unidad con el resto de España.
"Juntos hemos sabidos construir hasta ahora y debemos ser capaces de proyector hacia adelante", ha reivindicado al intervenir ante la convención política del PP catalán, en la que ha defendido que desde la unidad, la tolerancia y la libertad se podrán sentar las bases para culminar la salida de la crisis económica.
Frente al argumentario independentista, ha negado que España sea un lastre para la recuperación de Cataluña, y ha asegurado que incluso los partidarios de la secesión deberán ver en algún momento que por su propio interés personal les conviene seguir formando parte del Estado.
El ministro ha subrayado también que, en un mundo globalizado como el actual, el tamaño de los países importa al defender sus intereses, y ha puesto como ejemplo que los Estados más pequeños no tratan de ir por su cuenta sino que buscan coaligarse con otros para ver si pueden ir juntos.
Por eso, ha considerado estar "fuera de la realidad" decir que la secesión favorece la recuperación, y ha defendido las virtudes de que Cataluña siga formando parte de España, poniendo como ejemplo las aportaciones de liquidez que ha entregado el Ejecutivo central a la Generalitat para hacer frente a sus pagos a proveedores.
Montoro ha lamentado también que el Govern achaque a la mala financiación autonómica parte de las raíces del proceso soberanista, y ha recordado que el último modelo que pactó él estando en el Gobierno central fue "jaleado" como el mejor de la historia por la Generalitat de entonces, en la que estaban Jordi Pujol y Artur Mas.