Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Morales ordena investigar si la CIA está infiltrada en las Fuerzas Armadas y la Policía

El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó hoy que ordenó una investigación para saber si la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA) está infiltrada en las Fuerzas Armadas y la Policía del país.
Durante un acto con el alto mando militar, Morales afirmó que hay un suboficial en ejercicio y algunos policías que "tienen contactos directos con la CIA".
"He pedido hacer un seguimiento porque eso no es para defender a Evo Morales, ni a (el vicepresidente) Álvaro García Linera, ni al Gobierno, sino para defender la patria. Yo siento que vender alguna información a agentes externos sería una gran traición a la patria", agregó.
Por ello, subrayó ante los militares la importancia de "organizar un seguimiento interno y externo" a sus filas para descubrir posibles infiltraciones.
Estas declaraciones se producen en la misma semana en la que Morales expulsó de Bolivia al diplomático estadounidense Francisco Martínez acusado de "conspirar" con grupos opositores y de estar vinculado con miembros de la CIA supuestamente infiltrados en la petrolera estatal YPFB envuelta en un escándalo de corrupción.
Las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos se han caracterizado por la tensión permanente durante el Gobierno de Morales, que se define como "antiimperialista", aunque se agravaron en septiembre de 2008 con la expulsión del embajador de Washington en la Paz, Philip Goldberg.
En su momento, Morales decidió también prohibir las actividades de la DEA, la agencia antinarcóticos de Estados Unidos, en Bolivia.
En respuesta, Washington también declaró persona non grata al embajador boliviano Gustavo Guzmán y suspendió a Bolivia los beneficios arancelarios que concede a los países andinos por sus esfuerzos contra el narcotráfico.