Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Morales reitera que la mejora de lazos con EE.UU. debe basarse en el respeto mutuo

El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó hoy que la mejora de las relaciones con los Estados Unidos debe basarse en "el principio básico del respeto mutuo" porque su país no acepta "chantajes, condicionamientos, complots ni conspiraciones".
"Si hay voluntad por parte de (Barack) Obama, presidente de Estados Unidos, de mejorar las relaciones, tiene que ser bajo un principio básico de respeto mutuo", aseveró esta tarde Morales en una conferencia de prensa en La Paz con medios internacionales.
El presidente de Bolivia hizo estas afirmaciones al ser preguntado por la reunión que mantendrá mañana Obama con su homólogo brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, quien viaja a Washington con el propósito de abogar por toda Latinoamérica ante el presidente de Estados Unidos.
Morales saludó las intenciones "del compañero Lula", pero recordó que "cualquier relación bilateral debe ser en el marco del respeto mutuo".
"No vamos a aceptar ningún chantaje, ni condicionamiento ni complot ni conspiración, ni vamos a aceptar, como antes, esa supuesta cooperación o que se subordinen créditos a, por ejemplo, privatizar nuestros recursos naturales o nuestros servicios básicos", advirtió el gobernante boliviano.
Las relaciones entre Bolivia y Estados Unidos se encuentran en un momento crítico con la reciente expulsión de Francisco Martínez, un diplomático norteamericano al que Morales acusó de conspirar con su Gobierno y al que vinculó con la CIA.
Washington ha negado las acusaciones de Morales y ha advertido que esta actuación no contribuye a mejorar las relaciones con Bolivia que, según Estados Unidos, están "en revisión".
Hace seis meses, Morales también expulsó por la misma acusación de conspiración al embajador Philip Goldberg y prohibió las actividades de la DEA en Bolivia.
Entonces, el Gobierno de Estados Unidos respondió expulsando también al embajador boliviano Gustavo Guzmán y decidió suspender a Bolivia los beneficios arancelarios que concede a los países andinos para premiar sus esfuerzos en la lucha contra el narcotráfico.