Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Morenés se reúne con el ministro de Defensa francés, que busca apoyo para la misión africana en Mali

Los dos países tienen anunciado para este año el inicio de su retirada de Afganistán
El ministro de Defensa, Pedro Morenés, se reunirá este martes con su homólogo francés, Jean-Yves Le Drian, en un encuentro informal en el que, previsiblemente, podrían abordar los planes de retirada de Afganistán y el respaldo a la misión africana en Mali, que Francia ya ha comprometido.
Según han informado a Europa Press fuentes de Defensa, ambos ministros almorzarán este martes aprovechando una visita informal a España de Le Drian. Ambos coincidieron por primera vez el pasado mes de mayo en la cumbre de la OTAN en Chicago, sólo días después del nombramiento del ministro francés, tras la llegada al Elíseo de François Hollande.
Entre los temas que puedan estar encima de la mesa destaca la situación en el Sahel, pues ambos países comparten su preocupación por el conflicto en Mali tras la revuelta tuareg del norte del país y el posterior golpe de Estado, que ha provocado una división de facto del país, con el norte controlado por movimientos islamistas extremistas.
Francia ya ha garantizado su apoyo a la misión que la Comunidad Económica de Estados de Africa Occidental (CEDEAO) quiere poner en marcha con unos 3.000 efectivos para estabilizar la situación, aunque ha asegurado que no tomará la iniciativa.
"EVITAR UN SAHELISTÁN"
"Hay que evitar por todos los medios que esta zona de Mali se convierta en un 'Sahelistán' y se están uniendo los ingredientes para que se convierta en ello", avisó recientemente Le Drian. El ministro explicó que Francia espera que la Unión Europea se sume a este respaldo y aseguró que esta cuestión sería abordada en su encuentro con Morenés.
Durante una visita reciente a Alemania, donde se entrevistó con su homólogo, Thomás de Maiziere, Morenés aseguró que España no descarta apoyar esta misión, pero insistió en que no hará nada de manera unilateral ni de manera inmediata.
El Sahel es una de las regiones cuya inestabilidad más preocupa al Gobierno español, tal y como aparece reflejado en la Directiva de Defensa Nacional, aprobada recientemente. En su presentación, Morenés insistió en que la seguridad de España comienza en estas zonas conflictivas y defendió la necesidad de de asumir "responsabilidades" ante estas amenazas.
RETIRADA DE AFGANISTÁN Y LÍBANO
En el almuerzo, los dos ministros también analizarán previsiblemente la situación en Afganistán, donde los aliados se preparan ya para iniciar la retirada de sus contingentes, que finalizará en 2014 según lo acordado en el seno de la OTAN, que lidera la misión internacional en este país.
Francia comenzará la retirada este mismo mes, con la vuelta a casa de 650 militares, y antes de fin de año replegará de Afganistán todas sus tropas de combate, unos 2.000 efectivos, tal y como Hollande se comprometió hacer antes de llegar a la Presidencia. Sólo mantendrá unos 1.400 militare dedicados a tareas de formación y acompañamiento del Ejército afgano.
La retirada española también comenzará este año, con un 10% de los aproximadamente 1.500 militares españoles que permanecen en el oeste del país. Los planes previstos por el anterior Gobierno fijaban que en 2013 volviera otro 30% del contingente español y el resto en 2014 y Morenés, aunque en un primer momento confirmó este calendario, ha asegurado que la retirada puede acelerarse si la misión se cumple antes de lo previsto.
Al margen de la misión de Afganistán, España y Francia participan --junto a Italia-- en la operación de la ONU en Líbano, que también se está reduciendo progresivamente. Aunque se esperaba que la misión se redujese este año, Francia sorprendió el pasado marzo al anunciar el repliegue de 400 de sus 1.400 militares.
España también reducirá este año su presencia en el sur de este país, llevándola hasta la mitad. Aunque en un principio Morenés habló de una retirada de 200 militares este año, el número será superior, ya que considera que los objetivos de la misión están "prácticamente consolidados" y la situación económica del país obliga a racionalizar los compromisos.