Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Otegi, crítico con la "apuesta de la izquierda abertzale" por usar "formas y esquemas del pasado"

Aboga por acometer un proceso de "liberación" sin el acuerdo con el Estado y asume que están "lejos" de los procesos de Cataluña y Escocia
El secretario general de Sortu y exportavoz de Batasuna Arnaldo Otegi ha afirmado que "ha llegado el momento" de acometer un proceso "de liberación" sin acuerdo con el Estado. Además, se ha mostrado crítico con la "apuesta y la vía de la izquierda abertzale" que está utilizando "formas y esquemas del pasado" en la "nueva estrategia".
En un avance de la entrevista que el diario Berria publicará este domingo, Otegi apuesta por "dejar atrás el clásico esquema de negociación" que la izquierda abertzale ha buscado históricamente.
En su opinión, no existe voluntad en el Estado español de implicarse en la solución del conflicto y, por contra, cree que está "utilizando la agenda de las consecuencias para ganar tiempo".
El secretario general de Sortu ha aludido también a los procesos soberanistas de Cataluña y Escocia, y ha considerado que "Euskal Herria se encuentra lejos" de ambas situaciones. Para llegar a ese punto, cree "indispensable" poner en marcha "el debate popular para dibujar y construir el proyecto independentista y de izquierdas del siglo XXI".
En lo referente a la territorialidad, se marca como objetivo "un estado soberano de (siete) territorios", aunque ha afirmado que "para llegar ahí, habrá que respetar tres ámbitos de decisión". Además, cree que deberán ser "los independentistas" los que evalúen la posibilidad de poner en marcha un proceso de independencia en uno de esos ámbitos "desvinculado de los otros dos".
Otegi ha confesado seguir "con alegría" los debates soberanistas, porque significa que, "por fin, hemos salido del ámbito de reivindicar la necesidad de un estado propio y hemos empezado a situarnos en el ámbito de la materialización".
Además, ha considerado necesario "fortalecer la vía de la soberanía" y ubicar "ahí" la agenda que dé "soluciones a las consecuencias del conflicto.