Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PNV no se arrepiente de la manifestación con Sortu porque era "necesario" responder a las "torpezas" del Gobierno

Esteban dice que el PP no puede pedir "complicidad" al PNV cuando el Ejecutivo se niega a dialogar y desoye sus propuestas
El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha asegurado este martes que su partido no se arrepiente de haber convocado conjuntamente con Sortu la manifestación del pasado sábado en Bilbao en la que se escucharon gritos por la excarcelación de los presos de ETA y ha insistido en que, aunque esas consignas no le agradaron, era "necesario" enviar un "mensaje al Gobierno" y responder a sus "torpezas" en materia antiterrorista.
Así se ha pronunciado Esteban, en declaraciones en el Congreso, donde también ha aprovechado para replicar al ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, quien ha señalado que el PNV se está dejando "atrapar" por la izquierda abertzale. "Gallardón no se entera absolutamente de la fiesta", ha respondido.
El portavoz de los nacionalistas vascos ha afirmado que "a nadie le agradan los gritos" que se escucharon "en la cabecera de la manifestación", recalcando que Sortu tiene que hacer "mucha pedagogía con su propia gente" porque "no se pueden incumplir las cosas que se acuerdan entre fuerzas políticas" --en este caso que la marcha fuese silenciosa-- "ni funcionar en planos poco democráticos". "Ahí tienen un tarea pendiente que ellos saben que tiene que hacer", ha apuntado.
Pero, más allá de esa llamada de atención, Esteban ha asegurado que su partido no se arrepiente de esa convocatoria conjunta porque "era necesario dar un aldabonazo al Gobierno" y enviarle el mensaje de que no puede seguir aplicando la misma política que antes como si "nada hubiera ocurrido en Euskadi", en referencia a la renuncia de ETA a la lucha armada.
CONTRA LAS DECISIONES UNILATERALES DEL GOBIERNO
Según el político vasco, lo que no se puede pedir a los nacionalistas es que tengan "cierta complicidad" con el Ministerio del Interior cuando el Ejecutivo central no quiere "dialogar" con el PNV y ni siquiera se contesta a sus propuestas. "Lo que no pueden hacer el Gobierno y el PP es tomar decisiones unilaterales cuyas consecuencias arrastran después los ciudadanos de Euskadi y la Ertzaintza, que tiene la responsabilidad de mantener el orden público", ha advertido.
En este sentido, ha defendido que el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, comparezca ya en el Congreso para responder por las "torpezas" que, a su juicio, cometió la semana pasada en el marco de la operación contra el denominado frente de presos de ETA, que se saldó con la detención de ocho abogados de la banda. "Espero que no se vuelvan a dar tal cúmulo de circunstancias negativas para que no se vuelva a producir una situación de tensión como la que se ha dado", ha comentado.
En concreto, ha criticado que esa operación se realizara en vísperas de la marcha anual en favor de los presos que había convocado para el sábado y que, según ha remarcado, ni siquiera había sido prohibida en los años en que ETA estaba activa. Y que, además, las detenciones se produjeran en virtud de un auto dictado el pasado mes de septiembre en el que se afirmaba que los detenidos eran los encargados de controlar que los presos de la banda no se acogieran a beneficios individuales.
"INOPORTUNIDAD" DE LA OPERACIÓN
"Menuda novedad", ha agregado Esteban, antes de recordar que el pasado mes de diciembre los propios reclusos de ETA anunciaron que aceptaban la legalidad y que se acogerían a beneficios de forma individual. "Por tanto, parece que el control sobre los presos a partir de ahora no va a ser así", ha añadido.
A su juicio, que las detenciones tuvieran lugar días antes de la marcha en favor de los presos puede demostrar dos cosas: Que el Gobierno "quiere reforzar a la izquierda abertzale" o que tiene "tanto miedo a la derecha del PP o de fuera del PP que después" que ha tenido que "limpiarse la cara" ante sus propios críticos.
Tras reiterar la "inoportunidad absoluta" de la operación y las "razones muy poco sólidas" esgrimidas por el Gobierno, ha advertido de que si el ministro no da una explicación con más peso, su partido tendrá que pensar que el objetivo de la misma "era mediático" y que "buena prueba" de ello es el cese del responsable de comunicación del Ministerio del Interior y las "prisas" de este departamento por anunciar los arrestos "a bombo y platillo".