Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PNV irá a la reunión de ponencia para trasladar que no se dan las condiciones mínimas para cumplir el plan fijado

Se esforzará para que los trabajos de la ponencia se puedan retomar, por lo menos con las cuatro fuerzas principales del Parlamento
El secretario segundo de la Mesa del Parlamento vasco y parlamentario del PNV, Iñigo Iturrate, ha mostrado su "estupor" ante el "incomprensible abandono" del PSE-EE de la ponencia de paz y ha indicado que, por "respeto institucional", su partido acudirá a la reunión de este viernes para manifestar que "no se dan las condiciones mínimas necesarias para avanzar en los trabajos y el plan previstos en la misma".
En rueda de prensa en Sabin Etxea de Bilbao, Iturrate se referido, de esta forma, a la decisión del PSE-EE de no acudir a la reunión de la ponencia de Paz prevista para este viernes al considerar que no se dan las "condiciones mínimas exigibles" para hacer de este foro "un instrumento útil para consolidar una convivencia asentada sobre firmes bases democráticas".
Iturrate ha dicho no encontrar razones para "un viraje injustificado" por parte del PSE-EE, que ha pasado de "impulsar conjuntamente con el PNV la constitución de la ponencia a abandonar la misma, sin que se hayan producido novedades relevantes en el posicionamiento de los grupos desde el inicio hasta hoy".
A su entender, el abandono de los socialistas "resulta más incomprensible aún cuando fue el PSE quien propuso, en las negociaciones con el resto de partidos para la constitución de la ponencia, eliminar las referencias a la continuación de los trabajos de la ponencia anterior del texto a aprobar", para, "precisamente, facilitar la incorporación de EH Bildu a la misma".
Tras recordar que el PNV se mantuvo "en todo momento comprometido" con que la actual ponencia era "continuación de la anterior" y que los acuerdos adoptados en la anterior "condicionaban los trabajos de ésta", Iturrate ha señalado que cuando el PSE "dio el primer paso para eliminar cualquier referencia y facilitar así la entrada de EH Bildu, no sabemos qué ha pasado en este tiempo para que esto ahora se haya convertido en una situación insalvable para el PSE".
En todo caso, ha subrayado que el PNV "reafirma su compromiso con las conclusiones de la ponencia anterior, que han sido ratificadas en pleno en esta legislatura en marzo y que seguimos considerando que son un suelo ético básico sobre el que edificar la convivencia y la normalización política en Euskadi".
"Así lo confirmó también la ponencia, a petición del PSE, con los votos a favor del PNV y de los propios socialistas, y esto compromete el trabajo de la ponencia y a todos los miembros que están en la misma, incluidos los de EH Bildu, y así lo han manifestado", ha añadido.
Para el PNV, ha dicho, la ponencia es "el mejor instrumento para poder avanzar en la convivencia y normalización política" y ha instado a los grupos políticos a actuar "desde el compromiso sincero con la consolidación de la Paz, buscando avanzar desde el consenso más amplio posible". "Desde el inicio dijimos que era fundamental la participación de las cuatro fuerzas políticas mayoritarias, y en ello nos vamos a empeñar en el futuro inmediato también", ha añadido.
Iturrate ha indicado que, "ante el inexplicable y repentino boicot de los socialistas" a la ponencia, "que se une al que ya mantenía el Partido Popular", el PNV, "por un mínimo respeto institucional", acudirá a la reunión del próximo viernes y trasladará que "entiende que no se dan las condiciones mínimas necesarias para avanzar en los trabajos previstos en la misma".
Asimismo, ha renovado el llamamiento a socialistas y populares a "trabajar y mantener los niveles de exigencia dentro de la ponencia" y ha asegurado que el PNV, "se esforzará para que los trabajos de la misma se puedan retomar a la mayor brevedad posible, con la participación, por lo menos, de las cuatro fuerzas principales del Parlamento".
Iturrate ha reconocido que el PSE "no solo es una de las cuatro fuerzas fundamentales, sino una de las impulsoras de la ponencia junto con el PNV" y ha dicho no entender "qué ha pasado en este tiempo que justifique este abandono, esta espantada, del PSE de la ponencia".
Asimismo, ha asegurado que el compromiso del PNV, y en ello pondrá "todo su empeño", es "no solo que vuelva el PSE a la ponencia, sino que se incorpore el PP" y, en ese sentido, ha confiado en que la decisión de los socialistas sea algo "momentáneo".
"Nosotros no abandonamos la ponencia, pero creemos que, en este momento, no se dan las circunstancias porque el PSE se ha unido al boicot del PP a la misma, y lo único que hacemos es un llamamiento al sentido común de todos los partidos a que ese nivel de exigencia que esperan que EH Bildu cumpla es el que se le debe exigir en la ponencia, precisamente para eso está la ponencia", ha manifestado.
Iturrate ha precisado que el PNV "no se echa atrás en los compromisos ya adoptados", por lo que "continuar en la ponencia no es renegar de las conclusiones de la ponencia anterior, ni de los acuerdos alcanzados hasta ahora, más bien al contrario, es partir de esos acuerdos como pilares firmes sobre los que construir la convivencia en este país".
El parlamentario jeltzale ha considerado que "si hay que mantener la exigencia a EH Bildu" para que asuma unas bases mínimas "la ponencia es el lugar" para hacerlo. A su juicio, la decisión del PSE es "una escenificación y no alcanzamos a entender que hay detrás" ni "qué ha cambiado para que lo que era válido en febrero no sea válido en septiembre".
Por todo ello, el PNV acudirá a la reunión de la ponencia del viernes porque "el compromiso mínimo con las instituciones democráticas es acudir cuando hay una convocatoria y un mínimo respeto institucional al Parlamento y a sus órganos es acudir para poder hablar y dialogar sobre las circunstancias actuales, y se lo diremos a EH Bildu", de quien esperan "mas que una declaración formal, una declaración sincera y verdadera" que diga que "lo que ha pasado en este país estuvo mal hecho".
En ese sentido, ha considerado que lo que tiene que hacer el PSE es "acudir a la ponencia y explicar sus razones" y ha insistido en que, "ante la espantada del PSE, no se dan las circunstancias para poder cumplir el calendario que la propia ponencia tenía, y es algo que hay que hablarlo en la propia ponencia".
Además, ha asegurado que el PNV se va a empeñar en "minimizar al máximo el riesgo de que ponencia" pueda desaparecer, y ha confiado en que la decisión del PSE "sea momentánea" y ha recordado que el PNV ya dijo no tener inconveniente en posponer la reunión "si era con un objetivo de retomarla con un plazo, un calendario, pero no ha habido ningún emplazamiento en ese sentido".
PLAN DE PAZ Y CONVIVENCIA
Por otro lado, ha considerado que la ponencia de paz era también "un instrumento muy factible" para abordar el Plan de Paz y Convivencia del lehendakari, porque "se trata de hablar fuera de los focos y del rifi-rafe mediático diario y esos son los espacios que tenemos que construir entre otros".
"Si los debates y la negociación del Plan de Convivencia va a ser fundamental para que el PSE retorne a la ponencia no lo sabemos, pero el espíritu con que el Gobierno vasco, el lehendakari y el PNV afronta el Plan de Paz y Convivencia es el mismo espíritu de negociación, de consenso con todas las fuerzas políticas y de avanzar, porque la sociedad no se merece que no demos respuesta a esas ansias de acabar definitivamente con la lacra de la violencia en este país".
Por último, ha considerado que la situación creada tras el abandono del PSE de la ponencia de paz "no interfiere" ni "condiciona" el acuerdo alcanzado entre PNV y los socialistas. "Nosotros no estamos dando la espantada a la ponencia, y mucho menos vamos a dar la espantada a un acuerdo que acabamos de firmar y que es muy beneficioso para los intereses de la ciudadanía vasca", ha concluido.