Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP denuncia que Interior controla las comunicaciones inconstitucionalmente

Esteban González Pons ha afirmado que España es hoy "una sociedad vigilada" y ha agregado que el Ministerio del Interior "le está ganando la partida a la libertad y a la intimidad de los españoles", máxime cuando con los avances tecnológicos se ha "multiplicado la capacidad que tiene el Estado para controlar la intimidad y el secreto de las comunicaciones". 
"No exagero si digo que no existe ningún control sobre la capacidad del Gobierno de limitar algunos derechos civiles de los españoles como el derecho a la intimidad y el secreto de las comunicaciones", ha afirmado Pons, para añadir que el PP presentará una proposición de ley en la Cámara Baja para regular este asunto.
El diputado del PP ha explicado que su formación presenta esta iniciativa porque el sistema SITEL de interceptación de comunicaciones es "inconstitucional e ilegal" y porque "debería estar administrado por la autoridad judicial". "En España está interceptado por Interior", ha exclamado.
Además, ha puntualizado que aunque este sistema lo impulsó el PP en el año 2003 nunca lo puso en marcha porque lo desaconsejaron los informes del CGPJ y de los Ministerios de Justicia y Defensa. Afirmación que ha negado el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que ha asegurado que fue el entonces responsable del departamento que él dirige ahora, el popular Ángel Ancebes, quien autorizó su operatividad.
Pero Rubalcaba, desde el 31 Congreso Internacional de Autoridades de Protección de Datos y Privacidad, ha dicho más. Ha asegurado que la sociedad española no vive "vigilada", sino "protegida". Al mismo tiempo ha admitido que en las redes de comunicación actuales hay datos fundamentales para las investigaciones policiales "a los que no se puede renunciar", aunque siempre hay que respetar la privacidad de la gente.