Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un asesor del PP asegura que hacían "aportaciones voluntarias de forma solidaria" pero sin blanqueos

El asesor del PP en el Ayuntamiento de Valencia Antonio Barranco ha negado este martes que desde el grupo muncipal popular le pidieran dinero para el partido sino que ha explicado que existía un "acuerdo" y hacían "aportaciones voluntarias de forma solidaria" de 60 euros todos los meses. "Pagábamos igual que pagamos al Valencia CF si somos socios", ha apostillado y ha añadido que en campaña "gastaron más".
Barranco se ha mostrado "sorprendido" por la situación y ha señalado que "no había blanqueos". El asesor ha hecho estas declaraciones a los medios de comunicación a las puertas de la Comandancia de la Guardia Civil de Patraix donde ha declarado en el marco de la 'Operación Taula', derivada del 'caso Imelsa'.
Ante la pregunta de si la exalcaldesa de Valencia y senadora, Rita Barberá, podía saber algo, ha sostenido que "en absoluto" y ha añadido que la ex secretaria del grupo 'popular' María del Carmen García Fuster, es "una persona honesta". Sobre si el partido devolvía el dinero donado previamente, lo ha negado y ha asegurado que no recuperó el dinero aportado.
En esta jornada han acudido además a las dependencias de la Guardia Civil un arquitecto y el exconcejal Ramón Isidro Sanchis, que ocupó diversas áreas en los gobiernos de Barberá como el Ciclo Integral del Agua o Patrimonio. Ni a su llegada ni a la salida ha hecho declaraciones a los periodistas.
La anécdota de la jornada se ha producido en torno a las 14.30 horas cuando los periodistas estaban esperando a las puertas del cuartel de la Guardia Civil mientras a sus espaldas pasaban vecinos y curiosos. En un momento, entre ellos ha pasado el alcalde de Valencia, Joan Ribó, que se dirigía a su domicilio, próximo a este lugar, con bolsas de la compra en la mano.
Los vecinos han animado al primer edil a compartir su comida con los periodistas, a lo que ha respondido con una sonrisa y dando ánimos a los reporteros.