Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP asegura que Rajoy "no va a rehuir el debate como ha hecho el señor Mas"

El secretario general del Grupo Popular en el Congreso, José Antonio Bermúdez de Castro, ha dado a entender que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, intervendrá el Pleno que rechazará ceder a Cataluña la competencia para convocar una consulta, afirmando que "el presidente no va a rehuir el debate como ha hecho el señor Mas".
En todo caso, ha afirmado que "lo importante son los argumentos" y conseguir "que esta deriva rupturista no siga adelante". Así, ha destacado que la petición del Parlamento catalán "no puede ser concedida" porque convocar un referéndum de autodeterminación en una parte de España es una competencia que no tiene ni el Estado, ya que eso afectaría "al núcleo" de la Constitución y al "sujeto de la soberanía, que es único", el conjunto del pueblo español.
"No hay derecho de secesión, no es un derecho, no cabe derecho a decidir sino derecho para convivir", ha proseguido. Bermúdez de Castro ha hecho hincapié en que el PP defenderá la Constitución, que es "garantía del actual marco de convivencia para los catalanes".
Además, ha recordado que la Carta Magna se construyó "con la voluntad de todos los españoles", de modo que "sólo se puede cambiar por voluntad de todos los españoles" y no deben hacerse "para dar satisfacción a unos pocos" y encima "abrir el melón" que lleve "a un camino mucho más peligroso".
En todo caso, ha recalcado que "un no a esa propuesta no es decir un no a Cataluña, sino decir sí a la democracia y a la ley, a una Cataluña integrada en España y en las instituciones europeas e internacionales y decir un sí a la convivencia y a un futuro de progreso".
En su opinión, el camino es del diálogo y el respeto pero siempre dentro de la ley y sobre asuntos como la mejora de la financiación o las infraestructuras, pero no sobre la unidad de España o el incumplimiento de la ley. En ese sentido, ha advertido al presidente catalán de que votar "es profundamente antidemocrático cuando se hace en contra de la ley" y que como gobernante cumplir la ley es su primera obligación.