Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PSE no irá a la reunión de la ponencia de Paz por considerar que no se dan "las condiciones mínimas exigibles"

Advierte una "involución en la actitud" de EH Bildu y critica que no se atendiera su petición de aplazamiento del encuentro
El PSE-EE no acudirá a la reunión de la ponencia de Paz prevista para este viernes al considerar que no se dan las "condiciones mínimas exigibles" para hacer de este foro "un instrumento útil para consolidar una convivencia asentada sobre firmes bases democráticas"
Los socialistas han registrado un escrito en el Parlamento dirigido a los miembros de la Ponencia de Paz y Convivencia (PNV y EH Bildu) después de que el PNV se negara a atender la solicitud de aplazamiento que le realizó el PSE-EE. El propio secretario general del partido, Patxi López, había advertido hace unas semanas que no acudirían a la reunión si antes no se produce un pronunciamiento de EH Bildu asumiendo el denominado suelo ético.
En este sentido, los socialistas creen que EH Bildu, lejos de "dar positivos en la dirección deseada", han manifestado actitudes que apuntan "a una involución". El PSE-EE ha adoptado la decisión de no acudir después de que no se atendiera su petición de aplazamiento, con la que pretendía agotar "la última oportunidad".
En el texto, los socialistas han recordado la creación en la pasada legislatura de la ponencia y los "arduos esfuerzos" para establecer "lazos de confianza suficientes", todo ello con el objetivo de crear "un espacio discreto y activo" sobre el que "asentar los cimientos de una sociedad en convivencia desde la memoria, la justicia y la reparación".
"SUELO ÉTICO"
El PSE-EE ha señalado que, en la actual legislatura, con el fin de las actividades terroristas de ETA y la "incorporación plena" del mundo de Batasuna al Parlamento, quienes impulsaron la ponencia plantearon "la oportunidad" de utilizarla como "un instrumento de avance hacia la convivencia, a partir del 'suelo ético' acordado por la gran mayoría de las fuerzas políticas vascas".
Los socialistas han indicado que la existencia de la ponencia solo tiene sentido "si EH Bildu asume los principios democráticos compartidos" y se compromete "a una revisión crítica de un pasado de apoyo y/o justificación del uso de la violencia terrorista con fines políticos".
El PSE-EE cree que la finalidad de la Ponencia de Paz y Convivencia debe ser no sólo hacer un análisis "certero" de lo que ha pasado en Euskadi en los últimos 50 años, sino que tiene que abordar una serie de objetivos "prioritarios", entre ellos exigir a ETA su disolución definitiva e incondicional.
También cita como otro de los objetivos el de desarrollar iniciativas para "asentar la paz y la convivencia sobre valores éticos y democráticos, y siempre desde una política de verdad, memoria y justicia". Además, añade que también se debe seguir avanzando en la "deslegitimación" de la violencia, a "un relato veraz del inmenso daño que el terrorismo ha ocasionado a nuestro país".
El PSE-EE señala que, antes del verano, se dieron un plazo para evaluar si por parte de EH Bildu "se daban pasos positivos en la dirección deseada" pero, a lo largo de estos meses, han podido comprobar que, "lejos de producirse esa evolución esperada, desde el mundo de la antigua Batasuna se han generado actitudes que apuntan a una involución en sus actitudes".
Los socialistas añaden que, "aun así", al iniciarse este curso político su grupo optó "por agotar la última oportunidad", exigiendo de EH Bildu "una aceptación expresa y no cosmética" de los principios éticos básicos "asumidos por los demás". Ello, según explican, les llevó a solicitar un aplazamiento de la reunión prevista de la ponencia, hasta conocer el contenido de las aportaciones que EH Bildu va a hacer al Plan de Paz y Convivencia presentado por el Gobierno vasco.
El PSE-EE indica que, a la vista de que los otros dos grupos presentes en la Ponencia han desestimado este aplazamiento, e incluso el PNV se ha mostrado "más exigente con quien lo solicitó que con aquellos que se resisten a revisar su pasado", el grupo de los socialistas ha decidido no acudir a la Ponencia.
"Es evidente que no se dan las condiciones mínimas exigibles para hacer de la Ponencia un instrumento útil para consolidar una convivencia asentada sobre firmes bases democráticas", añade.
Por último, afirman que están dispuestos a comprometerse en "la superación de las consecuencias de tantos años de violencia", pero no a que este foro "sea utilizado para blanquear la estrategia político-militar aplicada en el pasado y endosar las responsabilidades propias a otras instancias".