Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PSE no ve "fácil, en absoluto" una reforma electoral que permita votar a los 'exiliados' por el terrorismo de ETA

El portavoz parlamentario del PSE, José Antonio Pastor, ha afirmado que no ve "fácil, en absoluto" una reforma electoral que permita votar a los 'exiliados' por el terrorismo de ETA y ha advertido de que ésta debe acometerse "con un consenso muy amplio".
En una entrevista a Onda Cero, recogida por Europa Press, Pastor ha afirmado que acometer una reforma electoral por los motivos que ahora se exponen "es un tema muy complejo", y ha recordado que la iniciativa fue planteada por el presidente del PP, Antonio Basagoiti, durante el Gobierno de Patxi López, una apuesta que sigue siendo "perfectamente válida".
Entonces, el Ejecutivo autónomo "puso lo medios para facilitar la vuelta de todas aquellas personas que habían tenido que salir, querían volver, y no tenían medios suficientes".
Pastor considera que "eso era más adecuada" porque hacer el censo o decidir "quiénes se han tenido que marchar o quiénes se han ido por propia voluntad, forzados por las circunstancias o quienes han aprovechado la situación para hacer un cambio de aires", resulta "harto complicado en algunos aspectos".
"¿Qué van a tener? ¿Una doble opción de votos? ¿Van a votar en las elecciones vascas y a las de la Comunidad de Madrid? Son cuestiones muy difíciles de solventar y eso explica la tramitación de este proyecto", ha dicho.
"DIFICULTADES LEGALES"
Para el dirigente del PSE, el tema "tiene dificultades legales" porque se ha hablado de cifras dispares en las cifras que se barajan respecto a esos exiliados vascos", lo que "quiere decir que no hay un censo".
"No lo veo fácil en absoluto. Además, una reforma electoral es un tema muy serio, que afecta a los derechos fundamentales de los ciudadanos, según la Constitución, y no se puede hacer con alegría y frivolidad. Hay que trabajarlo muy mucho y darle todo tipo de garantías legales", ha indicado.
Pastor ha reconocido que los socialistas son "muy cautelosos a la hora de abordar y pronunciarse sobre este asunto". "Tiene que hacerse con un consenso muy amplio, más allá de la del partido de Gobierno, por mucha mayoría absoluta que tenga", ha advertido.