Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE vería "intolerable" que Rajoy gozase de "privilegios judiciales" al declarar por el caso Gürtel

El secretario de Justicia y Nuevos Derechos del PSOE, Andrés Perelló, ha rechazado este miércoles un posible trato de favor a Mariano Rajoy, cuando declare como testigo en la causa sobre la trama Gürtel y ha dicho que sería "intolerable" que el presidente del Gobierno gozase de "privilegios judiciales".
"Deteriora la imagen de la Justicia, genera malestar entre los profesionales de la Justicia y también en la ciudadanía, y quiebra la imagen de separación de poderes", ha señalado Perelló en una nota de prensa.
El dirigente socialista se refiere a diferentes informaciones publicadas en medios de comunicación según las cuales Rajoy será recibido el día de su declaración en la Audiencia Nacional, el próximo 26 de julio, por el propio presidente del tribunal, José Ramón Navarro, en vez de por la secretaria, y además será objeto de un "trato preferente".
PIDE AL PRESIDENTE DE LA AUDIENCIA NACIONAL QUE RECTIFIQUE
Perelló ha afirmado que "cuando un ciudadano, sea cual sea su estatus o dedicación, es llamado a declarar como testigo, y más en un caso de corrupción, no se puede hacer distinciones con respecto a otros". Según ha indicado, Rajoy no comparece como presidente del Gobierno, sino como responsable de un partido político acusado de corrupción.
En este sentido, considera que "no puede ser convocado y recibido por el presidente de la Audiencia Nacional cuando va a declarar, porque ningún otro ciudadano lo es, ni existe precedente que lo ampare, y mucho menos ocupar un lugar en el estrado a la hora de declarar, porque ese no corresponde a los testigos".
Por todo ello, Perelló ha emplazado a Navarro a "rectificar su conducta en aras de imagen de imparcialidad e igualdad de la Justicia", porque quien tiene las más altas responsabilidades en la Justicia "no puede rendir pleitesía a los poderes políticos".