Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PSPV, Compromís y Podemos señalan que la situación de Barberá es "insostenible" y "un problema del PP"

PSPV, Compromís y Podemos han coincidido este jueves en que la situación de la exalcaldesa de valencia y senadora territorial Rita Barberá es "insostenible", pero que es "un problema" del PP por haberla "blindado" cuando ya estaba siendo investigada y han lamentado que su escena de irse a la peluquería cuando debería acudir a una reunión de senadores es una actitud de "altanería" que "mancha" a la Comunitat.
Así, la coportavoz de Compromís, Mònica Oltra, ha señalado que la situación de Barberá es "insostenible" pero que esa situación "la ha provocado el PP " cuando la propuso como senadora territorial a pesar de que ya sabía que la Fiscalía ya estaba investigando la denuncia por Ritaleaks y las facturas que "ella cargaba al Ayuntamiento para sus lujos personales, para regalar naranjas a los amigos o para dormir en habitaciones por 700 euros la noche".
Por ello, ha señalado que a pesar de que esta investigación ya estaba en marcha e iba a llegar a los tribunales el PP la propuso para "blindarla ante una posible investigación".
"Pero no contentos con esto, por si faltaba poco, le hacen el reaseguro de ponerla en la Diputación permanente por si acaso hay elecciones y se tambalea su aforamiento", ha lamentado Oltra que ha constatado que al final Barberá "vive confortablemente en el aforamiento que le ha otorgado su partido".
Por tanto, ha apostillado que "una persona que se tiene que esconder en su casa es el momento de que abandone la vida pública". "Todo el mundo ya sabe quién es Barberá y si tiene que estar encerrada que se pregunte por qué", ha señalado. No obstante, aunque ha lamentado que no ha visto a nadie de su partido, incluido el presidente nacional, Mariano Rajoy, que se lo pida con contundencia.
"Yo no pido imposibles a Rajoy, si ella no quiere dimitir nadie le va a forzar a hacer la firmar, pero está entre sus obligaciones exigírselo", ha apostillado.
Del mismo modo, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha señalado que cuando Barberá se marchó a la peluquería en lugar de asistir a la convocatoria por el frente común para una mejor financiación demostró a una Barberá "en estado puro" y mostrando "su peor imagen".
En cualquier caso, ha insistido en que no es un problema de Barberá sino de su partido porque el PP "podría decir hoy mismo" expulsarla de su partido para que "como mucho pasara al grupo de no adscritos". "Hay una responsabilidad directa del PP y deben tomar una decisión", ha constatado.
Puig ha apuntado que es "una situación insostenible" y la imagen de Barberá yendo a la peluquería es verdaderamente dañina" para la "imagen de unidad" que se consiguió en la Comunitat Valenciana para reclamar una financiación justa.
En ese sentido, el portavoz de Podemos, Antonio Montiel, ha coincidido en que Barberá es "una vergüenza" para los valencianos, "mancha" la imagen de la Comunitat Valenciana cuando no sólo está siendo investigada sino que "se comporta con altanería y desprecio" con la escena de la peluquería.
Asimismo, ha considerado "lamentable" la estrategia del PP de proteger a las personas que están en riesgo de ser investigadas y ha recalcado que le exigirán su acta cuando comparezca a finales de mes en las Corts porque ha aclarado que tiene la obligación "por ley" de comparecer cuando se la cita.