Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Page dice que la pregunta "se las trae" y que no puede ser un cheque en blanco

Interpreta que se pregunta a los militantes por el acuerdo con C's y seguir intentándolo con Podemos
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha advertido que el resultado de la consulta sobre el acuerdo con Ciudadanos que se va hacer a la militancia del PSOE "no se tiene que interpretar como un cheque en blanco para firmar lo que no esté expresamente sobre la mesa". Ha explicado que la pregunta "se las trae" y ha defendido que Pedro Sánchez, no debe dimitir si los militantes no avalan dicho acuerdo.
En una entrevista en Telecinco, recogida por Europa Press, García-Page, tras asegurar que Sánchez ha demostrado que "tiene aguante y firmeza", ha sugerido a los periodistas que le hicieran la pregunta "malévola" de que "si la militancia no avala lo ya firmado por Pedro Sánchez con Ciudadanos, este tendría que dimitir".
Y es que el líder de los socialistas castellano-manchegos ha reiterado en varias ocasiones que en función de lo que opinen los militantes Sánchez no tiene que dimitir porque "esto sería pervertir la bondad que tiene el querer consultar a los militantes".
A pesar de que añadir que la pregunta que se les va a realizar a los militantes este sábado "se las trae", ha defendido que la "experiencia ha de ser positiva y si tiene algún matiz negativo tiene que reinterpretarse y verse en positivo".
Sobre si el resultado de esta consulta es vinculante, García-Page ha dicho que lo es "políticamente, en la medida que contribuye a formar opinión".
"Es verdad que la pregunta se las trae, porque es una pregunta en tránsito. Si la gente entiende que la pregunta es ¿Apoya usted al secretario general en su intento de ser presidente?, unanimidad", ha asegurado el líder de los socialistas castellano-manchegos que ha añadido que la pregunta tiene "variables".
"Si se pregunta por el acuerdo con Ciudadanos la respuesta es una. Si se pregunta en gerundio sobre lo que se está discutiendo o no discutiendo con Podemos, a lo mejor la respuesta sería otra", ha manifestado García-Page, que ha apuntado que la pregunta es "muy abierta" y que no le gustaría que se interprete como "un cheque en blanco para firmar el acuerdo que se quiera y que no esté expresamente hoy sobre mesa". "Los límites del PSOE son claros", ha advertido.
"Creo que lo que queremos preguntar a los compañeros es si están de acuerdo con lo suscrito con Ciudadanos tal y como está y seguir intentándolo con Podemos, básicamente", ha concluido el presidente regional, que ha animado a los militantes a que voten porque, a su entender, es "saludable".
Preguntado sobre la posibilidad de que los presidentes de las diputaciones movilicen a los militantes para votar en contra del acuerdo con Ciudadanos, ha asegurado creer que el resultado de este sábado no será un apoyo "ilimitado, pero si claro para que Sánchez forme gobierno".
NO CERRAR EL ABANICO A OTROS ACUERDOS
Y es que García-Page ha asegurado querer que le vaya "bien" a su partido, en el sentido de conseguir un acuerdo para que Sánchez sea presidente de Gobierno, y para ello, ha indicado, "no se tiene que dar por cerrado el abanico de los acuerdos" con otras formaciones, en concreto con Podemos, aunque, ha considerado que "Pablo Iglesias se lo está poniendo difícil a Sánchez".
"Entiendo que tienen que pasar cosas todavía de aquí a la investidura y en las semanas siguientes para que haya acuerdos de más amplio espectro", ha dicho García-Page, que ha insistido en que "algún tipo de acuerdo con Podemos es imprescindible para que el PSOE pueda llegar al Gobierno de la nación".
DEFENSA DE DIPUTACIONES
Respecto al fondo de la consulta a la militancia, el acuerdo suscrito por Ciudadanos, ha asegurado que es "muy amplio" y que en su conjunto le parece "bien", aunque hay aspectos, como la supresión de las diputaciones, que a su modo de ver requieren de un análisis más profundo, y en todo caso contar con el PP, que se muestra en contra.
Así las cosas, ha explicado que en caso de prosperar esa supresión, sería la comunidad autónoma la que asumiera las competencias de las instituciones provinciales y el 90-95 por ciento de sus gastos. "Se les está estigmatizando, dando la impresión de que sobran y no es así", ha apuntado.
"Sí alguien plantea su supresión porque cree que se van ahorrar 6.000 millones le recomendaría que eche cuentas porque es una bobada", ha aseverado García-Page, que no es contrario a reformarlas de forma amplia para que se modernicen y se avance en su democratización para elegir a sus presidentes.
SEGUNDAS ELECCIONES
Sobre la posibilidad de que haya unas segundas elecciones, luego de manifestar que es una opción que no descarta, ha defendido que prefiere perder "un mes más en negociaciones, incluso unas segundas elecciones antes que firmar un pacto que sea indigerible y negativo para los intereses del país", asegurando que el PSOE quiere ser "independiente de los independentistas", y que Pedro Sánchez intenta "el único escenario posible para no caer en manos de independentistas".
Preguntado sobre si en el caso de que haya unas nuevas elecciones debe ser Pedro Sánchez el candidato, ha señalado que "a estas alturas nadie discute" esta posibilidad, añadiendo que "se niega a especular con eso", pues cree que "la simple especulación de que haya otra alternativa se interpreta como un cuestionamiento del líder y eso debilita la negociación".
A modo de metáfora, preguntado si prefiere a "mamá" --Susana Díaz-- o a "papá" --Pedro Sánchez--, ha respondido que se trata de una pregunta "terrorífica" y que entiende cuando él se la hace a sus hijos y estos le responden "tanto a papá como a mamá".
En cuanto a si el PSOE, de llegar al Gobierno, tiene que derogar la Reforma Laboral del PP, ha dicho que es necesario hacer una "revisión rotunda" de esa legislación, pues derogarla haría que entrase en vigor la anterior ejecutada por el expresidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero, "que tampoco le gusta a Podemos".
De lo que sí se ha mostrado partidario es de derogar en su totalidad la llamada 'Ley Mordaza', al creer que "la intención con que se ha hecho es nociva para el país".