Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Parlament convoca la comisión Constituyente para el martes 8 de marzo

El Gobierno central pidió al TC anular esta comisión y la cámara alegó en contra
La vicepresidenta de la comisión de estudio del Proceso Constituyente, Gabriela Serra (CUP), ha convocado una sesión para el martes 8 de marzo, ha informado el Parlamento catalán en un comunicado.
El orden del día tiene dos puntos: ratificar a Lluís Llach (JxSí) como nuevo presidente de la comisión --en sustitución de Muriel Casals que falleció el 14 de febrero-- y preparar el plan de trabajo que deberán desarrollar los diputados en los próximos meses.
Hasta hoy solo se había convocado la sesión constitutiva, la que precisamente sirvió para nombrar a Casals como presidenta, y de la que se ausentaron PSC y C's, contrarios a la creación de esta comisión.
IMPUGNADA
El Gobierno central pidió el 29 de enero al Tribunal Constitucional (TC) que anule la comisión, alegando que infringe la sentencia del mismo Alto Tribunal en la que anuló la resolución soberanista aprobada por la cámara el 9 de noviembre de 2015.
Precisamente el viernes de la semana pasada el Parlament presentó alegaciones contra la petición de Gobierno, argumentando que la iniciativa "no puede ser considerada como un acto que deriva" de la resolución independentista.
La creación de la comisión de estudio es una iniciativa parlamentaria que, como tal, es "autónoma e independiente de la resolución y da origen a un nuevo procedimiento parlamentario cuyo resultado no está determinado", alegaron los letrados de la Cámara catalana.
Consideraron "extraordinariamente forzada y desproporcionada" la tesis del Gobierno central de que la comisión podría dar fruto a declaraciones que vulneraran la anulación de la resolución del 9N porque no se pueden emprender medidas en base al riesgo y a especulaciones.