Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pedro Sánchez rechaza la oferta de Podemos para el Senado: "No, gracias"

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez ha respondido "No, gracias" a la oferta de última hora realizada por Podemos para concurrir con listas conjuntas al Senado y poder así superar al Partido Popular en la cámara alta. El líder socialista le ha recriminado a Iglesias en una entrevista en 'Las Mañanas de Cuatro' con Javier Ruiz' que "tuvo la posibilidad de decir no a Mariano Rajoy y lo que ha hecho ha sido entorpecer el cambio".

Según ha explicado Sánchez ha transmitido ya este rechazo personalmente al líder de Podemos, Pablo Iglesias. El socialista ha relatado que Iglesias le ha mandado un mensaje esta mañana y después le ha llamado, pero su respuesta ha sido la misma que ha dado en público: "No gracias".

Además, ha acusado a Iglesias de hacer este tipo de movimientos pensando en los medios de comunicación más que con voluntad real de acuerdo. "Tengo cierta experiencia con el Iglesias, sus vaivenes, los dimes y diretes, los insultos, las descalificaciones y luego el regalo de libros", ha dicho.

"Es una operación de marketing"

Es más, cuando varios dirigentes de Podemos le han instado públicamente a replantearse ese rechazo, ha alegado que la oferta de Podemos es en realidad una "operación de marketing para decir que el PSOE no quiere entenderse con el partido de Podemos". Esta vez ha sido el líder del PSOE el que ha dicho que el PSOE no está en "sopas de siglas".

A su modo de ver, el PSOE es "el partido del sí" porque después del 20D no vetó "a ninguna de las fuerzas del cambio", mientras que Podemos no quiso acordar con Ciudadanos. En la misma línea, le ha recordado a Iglesias que tuvo "una extraordinaria oportunidad" de apoyar el cambio en dos ocasiones, el 2 y el 4 de marzo --en sus dos sesiones fallidas de investidura-- en lugar de "entorpecerlo" y llevar a nuevas elecciones.

Sánchez ha defendido que el PSOE es un partido autónomo y tiene un proyecto autónomo", que es "una alternativa centrada y progresista que quiere cambiar el Gobierno de Mariano Rajoy" para cambiar sus políticas. Y ha añadido que desde el pasado 20D ha aprendido la lección de que los españoles quieren diálogo con el que es diferente, pero que eso no incluye "sólo a la extrema izquierda como pueden ser Podemos e IU".

Para el cambio hay que "dejar a un lado los extremos"

A su juicio, está claro que los españoles quieren un gobierno de cambio, pero cree que para eso hay que "dejar a un lado los extremos". De hecho, ha opinado que el "extremo" que representan Podemos e IU no es mayoritario en la sociedad española, sino que ésta quiere "un cambio sensato, progresista y moderado".

De acuerdo con ese análisis, ha avanzado que planteará el 26J como "un plebiscito sobre el cambio", sobre si es necesario cambiar las políticas de Rajoy, convencido de que "los españoles saben que sólo hay dos personas que pueden ser presidente del Gobierno". "Uno es el señor Rajoy que es la pereza y otro es el señor Sánchez que soy yo", ha dicho.

Iglesias ha cargado contra "los extremos" argumentando que, no sólo no son mayoritarios, sino que fueron los "los extremos" los que bloquearon la posibilidad de que él fuese presidente de un Gobierno de cambio. Eso sí, está convencido de que éstos "lo pagarán en las urnas" el próximo 26J, y de que los españoles han visto cómo Iglesias dijo no a su gobierno.

En su opinión, el problema es que "el señor Iglesias no ha entendido nada" porque "su prioridad no es la desigualdad ni son los desahucios, sino que su prioridad es su sillón".

Sánchez no ha desvelado si le preocupa que la coalición de IU y Podemos quede por encima del PSOE el próximo 26J, y ha optado por decir que lo que le preocupa es que Rajoy siga siendo presidente del Gobierno y para insistir en que "los extremos no son mayoritarios". De hecho, ha insistido en que España necesita acuerdos "transversales".

Por último, ha asegurado que "no va a haber un Gobierno de PSOE y PP", porque tienen proyectos distintos. A su juicio, un acuerdo como la 'gran coalición' alemana no es posible porque "Alemania no es España y la CDU no es el PP. "Si (la canciller) Angela Merkel hubiera tenido un tesorero con 30 millones en cuentas en Suiza hubiera dimitido", ha remarcado.
Podemos pide a Sánchez "que lo reconsidere"
Después de esta respuesta, varios miembros de la formación morada, han tuiteado pidiéndole a Sánchez una reflexión.  Iñigo Errejón ha sido de los primeros en reaccionar: "Le pedimos que lo reconsidere".

En esa misma línea, Pablo Echenique, que le afea al socialista una respuesta en apenas diez minutos sobre un asunto que "va más allá de los intereses partidistas".