Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos avisa de que la renuncia de Limones "no significa una garantía de cambio" para Alcalá de Guadaíra

Ante la renuncia del socialista Antonio Gutiérrez Limones a la Alcaldía de Alcalá de Guadaíra, la secretaria general de Podemos en Sevilla, Begoña Gutiérrez, ha avisado de que esa dimisión "no significa una garantía de cambio para Alcalá, que soporta más de 20 años de gobierno en manos de una única formación y con una única persona al frente".
Al respecto, señala Podemos que la renuncia de Limones surge después de que la Fiscalía pidiese al Juzgado mixto número dos de Alcalá que eleve al Tribunal Supremo (TS) las diligencias relativas a las irregularidades detectadas en la gestión de la extinta sociedad municipal Alcalá Comunicación Municipal (ACM), perteneciente al Ayuntamiento alcalareño, dados los "indicios más que poderosos" de la supuesta implicación en los hechos del propio Limones, diputado socialista en el Congreso en la legislatura que acaba de expirar y por tanto aforado.
La renuncia de Limones, además, coincide con un momento en el que los concejales del Ayuntamiento de Alcalá pertenecientes a IU-Alternativa Alcalareña y el PA, junto con los dos concejales de Alcalá Puede leales a Podemos, intentan promover una moción de censura para arrebatar el poder al PSOE.
Para Begoña Gutiérrez, en el Ayuntamiento de Alcalá "permanecen estructuras, hábitos, ciertas prácticas, algunas de las cuales son hoy investigadas por la Justicia, que requieren ser saneadas desde la raíz para devolverle a la gente de Alcalá un gobierno municipal a su altura".
En este sentido, Gutiérrez ha insistido en que "no se trata de un nombre y de una cara, un municipio con el peso y la importancia para la provincia de Sevilla como es Alcalá de Guadaíra, con (casi) 75.000 vecinos y vecinas, se merece que la institución pilar que les representa sea transparente y justa, se merece que se abran sin miedo puertas y ventanas".
"La gente quiere un cambio, acabar con el clientelismo que ha venido rigiendo el Consistorio alcalareño y reordenarlo económica y organizativamente, y esto puede hacerse desde unas instituciones abiertas a la ciudadanía, desde una transparencia real que garantice gobiernos libres de corrupción", ha concluido Gutiérrez.