Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La exedil de Podemos de Puerto Real denuncia haber sufrido una "injusticia" en el caso Eurowork

Culpa al responsable de Eurowork de convertir en una "pesadilla" el proyecto de apoyo a inmigrantes en el que ella se implicó
La exconcejal de Podemos en Puerto Real (Cádiz) Mónica González ha afirmado haber sufrido una situación "injusta" durante los años en los que ha permanecido acusada por un delito de estafa a inmigrantes, hasta que la Fiscalía y la acusación particular han retirado los cargos en su contra durante el juicio celebrado en la Audiencia Nacional.
González, que dimitió el pasado octubre y se encuentra suspendida cautelarmente de militancia, ha culpado al que fuera responsable de Eurowork, Luis Batlle, de haber convertido en "una pesadilla" el proyecto en el que ella se implicó destinado a ofrecer contratos de trabajo a los inmigrantes que deseaban viajar a España.
"Era traer inmigrantes a trabajar a España en un momento en el que necesitaba mano de obra. Era un proyecto muy bonito. En fin, este hombre ha convertido en una pesadilla algo que era muy bonito en aquel momento", ha manifestado a las puertas de la Audiencia Nacional.
"Era injusto vernos en esta situación, pero ahora por fin a seguir con mi vida. No he podido levantar cabeza en nueve años", ha proseguido González, quien durante el juicio ha relatado los préstamos y el dinero que depositó al comprar con su nombre los teléfonos móviles o el vehículo de la empresa, por indicación de su jefe y sin ni siquiera tener carné de conducir.
Durante la vista, la exedil de Podemos rompió a llorar cuando expuso la difícil situación en la que se encuentran ella y su familia. En ese momento, la presidenta del tribunal, Ángela Murillo, invitó a sentarse en el banquillo de los acusados a González, quien también relató que hubo "gente que la quería matar" cuando veían que la empresa no devolvía el dinero que habían entregado bajo las promesas de trabajo.
EL CABECILLA DE LA RED: "ME PORTÉ MAL. PIDO DISCULPAS"
El cabecilla del entramado, Luis Batlle, ha aceptado la pena de cuatro años de prisión solicitada por la Fiscalía, al confesarse "culpable" del delito de estafa y reconocer que "en alguna ocasión" se apropió de parte de los fondos de la empresa . "Me porté mal, me beneficie de parte de los fondos y pido disculpas", ha dicho.
Según ha explicado, Mónica González tramitaba el papeleo ante las autoridades para conseguir los permisos y cumplía las órdenes que él le mandaba. "Ella no usó fondos de la empresa en su beneficio. No la veo capaz de tocar un céntimo que no sea suyo, para mí es una persona honesta", ha añadido.
"No creo que dispusiera de dinero de esta empresa para su uso personal. El único que se tiene que comer el pastel soy yo, tengo una formación moral. Seguí haciéndolo a sabiendas de que --el negocio-- se iba a pique", ha concluido en la vista, en la que se ha retirado la acusación contra la expareja de Batlle, Nelsi Yadira, y contra Mario Eduardo Vallés, José María Tinoco, Diego Jodar, Erika Evaneri y Mónica González.