Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos reivindica el papel de los interventores como "la mejor barrera contra la corrupción"

La secretaria de Acción Institucional y Políticas Anticorrupción de Podemos, Auxiliadora Honorato, ha reivindicado que "la separación entre el Estado y el Gobierno es un principio básico de la democracia y la mejor barrera contra la corrupción", y ha defendido así el papel de los interventores. En este sentido, ha exigido "que los funcionarios puedan trabajar con más recursos y autonomía, ya que es una herramienta fundamental en el control de los recursos públicos".
Según ha informado Podemos en una nota de prensa, Honorato ha realizado estas declaraciones tras reunirse junto al exjuez Juan Pedro Yllanes y el diputado Alberto Montero con la Asociación Profesional del Cuerpo Superior de Interventores y Auditores del Estado.
Para la secretaria de Acción Institucional y Políticas Anticorrupción de Podemos, "la intervención funciona cuando los funcionarios no tienen las manos atadas por los políticos de turno sino que son los interventores los que atan en corto a los posibles corruptos".
"Más independencia y recursos para los interventores significa menos Gürtel, menos Púnica, menos ERE o menos fraude en la formación", ha señalado antes de apuntar que "muchos políticos se ahorrarían tener que escuchar las acusaciones de un juez si escucharan antes los informes de un funcionario".
En el mismo sentido, Yllanes ha manifestado que "desde el Congreso vamos a trabajar para reforzar y apoyar las tareas de la intervención desde la comisión anticorrupción recientemente creada a instancias de Podemos"
Por último, Montero ha presentado la propuesta de Podemos para "crear Oficinas Anticorrupción específicas como institución de prevención y para dar cobertura de denuncias de corrupción", unas oficinas que "dependerían de los parlamentos y no del Gobierno para garantizar una mayor independencia y la separación de poderes".