Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía Local de Málaga detiene a un hombre y a una mujer por agredirse mutuamente

Efectivos de la Policía Local de Málaga han detenido a un hombre de 47 años como presunto autor de los delitos de quebrantamiento de condena y violencia de género, así como a su pareja, una mujer embarazada de 45 años, por supuestos malos tratos en el ámbito familiar.
Los hechos tuvieron lugar sobre las 19.30 horas del pasado 10 de enero en la calle Juan de Peralte, donde, al parecer, se produjo una fuerte discusión entre ambos, en la que, presuntamente, llegaron a agredirse, según han informado en un comunicado desde la Policía Local.
Tras tener conocimiento de los hechos, agentes de la Policía Local acudieron al lugar, observando cómo la mujer se encontraba con las rodillas y las palmas de las manos apoyadas en el suelo y, junto a ella, al hombre, el cual pretendía marcharse del lugar, siendo interceptado por los policías.
Asimismo, los policías advirtieron de que la mujer presentaba diversas lesiones en la cara, concretamente un hematoma en el ojo izquierdo y erosiones en nariz y labio, manifestando haber sido golpeada por su pareja. A su vez, el individuo presentaba una herida en el lóbulo derecho, ante lo que dijo que había sido agredido por su pareja en el transcurso de una pelea por temas económicos.
Una vez que los agentes procedieron a identificarlos, comprobaron que al individuo le constaba una orden de alejamiento hacia su pareja, dictada por un Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Málaga.
Ante los hechos, y según las manifestaciones de ambos y las lesiones que presentaban, los agentes procedieron a su detención, siendo trasladados a un centro sanitario para ser asistidos.
Una vez atendidos, los policías locales los trasladaron a dependencias del Grupo de Investigación y Protección (GIP), donde el individuo manifestó a los agentes que su pareja se encontraba embarazada, por lo que los agentes decidieron trasladarla nuevamente a un centro hospitalario para una evaluación médica más exhaustiva.
No se trataba de la primera ocasión en la que ambos llegaban a agredirse mutuamente, constándole al individuo antecedentes previos por delitos de malos tratos, quebrantamiento de condena y lesiones, así como a la mujer, también por malos tratos y quebrantamiento de condena, además de robo con violencia o delito contra la salud pública, entre otros.