Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Achacan a un "componente pasional" el suicidio del hombre atrincherado en Zaragoza

La Policía Nacional ha asegurado que uno de los motivos que empujó a suicidarse al hombre que se disparó con una pistola tras permanecer atrincherado en un bar de Zaragoza durante 20 horas el pasado martes fue el "componente pasional" y ha remarcado que ésta ha sido la única actuación de los negociadores de la Policía Nacional en lo que va de año que no ha terminado de manera satisfactoria.

En declaraciones a los medios de comunicación, el inspector jefe del equipo de negociación de la Policía Nacional, ha relatado que, "después de muchísimas horas de negociación" los agentes decidieron entrar al establecimiento pero el hombre ya se había suicidado con un arma de fuego tras 20 horas confinado en el interior del local.
"Queríamos alargar la negociación porque estábamos convencidos de que este hombre iba salir, pero también teníamos información de que si no pedía nada a cambio poco podíamos negociar. No quería negociar, a lo máximo que contestaba era con monosílabos y su única aspiración era ver cara a cara a su pareja con un revólver, que no era lo más recomendable", afirma este mando policial quien sostiene que el equipo negociador hizo "lo imposible".
"No creo que haya negociaciones que hayan durado más que esta", ha añadido al tiempo que ha afirmado que a su juicio la entrada de la Policía en el bar no fue lo que provocó el suicidio: "la intervención táctica no provoco este resultado. Seguramente el señor ya tenía decidido quitarse la vida. No tenemos una bola de cristal para ver qué va a hacer. No podría definir qué ha fallado algo porque el protocolo que hemos hecho es el que hemos seguido siempre".
80 CASOS EN LO QUE VA DE AÑO
En este año 2014 el equipo nacional de negociación ha supervisado alrededor de 80 casos. Si nos centramos en incidentes graves, con o sin rehenes, estamos hablando de una cifra de siete casos. De ellos, excepto éste, todos han salido de manera satisfactoria.
Así, el inspector jefe ha señalado que en el caso de Zaragoza se siguió el "protocolo habitual" para este tipo de incidentes. Primero se obtuvo la información del caso, se activó al negociador territorial, se entablaron las primeras conversaciones y, finalmente, un equipo de agentes se desplazó a la zona para dar apoyo.
Tras el negativo resultado de esta operación que, según ha expresado, "afecta" a nivel "personal" por la implicación de los agentes en la actuación, la Policía Nacional ha apuntado que convocará una "reunión crítica" para "intentar mejorar" próximas actuaciones como acostumbra hacer en otras ocasiones.
"SOCIALMENTE CÁLIDO, EMOCIONALMENTE FRÍO"
El inspector jefe del equipo de negociación de la Policía Nacional ha revelado que el perfil de los negociadores que se busca es el de una persona "culta, con capacidad de comunicar y escuchar" para poder tomar en momentos difíciles la decisión adecuada.
"Buscamos una persona que se sepa adaptar a todo tipo de situaciones y circunstancias. Tiene que ser socialmente cálido y emocionalmente frío para poder tomar en un momento dado decisiones", ha señalado el inspector para después argumentar que el negociador ha de saber ofrecer "alternativas" a la posición inicial de las personas atendidas.
"El negociador lo que va intentar es utilizar todos los recursos que tiene a su disposición y, si no los tiene, buscarlos para revertir esa situación. Bajar a esa persona de esa situación emocional en la que está y bajarla a una situación racional", ha explicado.
El equipo de negociación está compuesto por cinco inspectores titulados en negociación policial y formación integral no solamente en derecho, en secuestros, sino también recibidos formación de psicología por parte de profesores de diversas universidades.