Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jesús Posada se perfila como presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso

El expresidente del Congreso Jesús Posada se perfila como el nuevo presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de Congreso, un cargo que él mismo solicitó ocupar al portavoz de su grupo en la Cámara Baja, Rafael Hernando, según han informado a Europa Press en fuentes 'populares'.
Posada comunicó a su grupo que quería presidir una comisión cuando decidió renunciar a cobrar la indemnización que le correspondía como expresidente de la Cámara, algo que tenía que hacer obligatoriamente si quería seguir como diputado.
La Presidencia de la Comisión de Asuntos Exteriores, que se constituirá previsiblemente la próxima semana, ha estado presidida en las tres últimas legislaturas por el que fuera portavoz parlamentario de la extinta CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida.
Antes de ser elegido presidente del Congreso, Posada ya ejerció como presidente de comisión. Lo hizo entre 2004 y 2008, durante los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero, cuando estuvo al frente de la de Presupuestos, un órgano cuya presidencia se reservaba tradicionalmente para el primer partido de la oposición, aunque en esta legislatura lo ocupará Ciudadanos, el cuarto partido de la Cámara.
COBRARÁ CERCA DE 85.000 EUROS AL AÑO
Posada percibía mensualmente como tercera autoridad del Estado unos 13.750 euros incluyendo la asignación económica como diputado más el complemento como miembro de la Mesa del Congreso, la ayuda por ser parlamentario de fuera de Madrid y el dinero para gastos de representación y de libre disposición, todo ello multiplicado por catorce pagas. En total, una retribución anual superior a los 192.000 euros, la más alta de los altos cargos de la Administración General del Estado.
La indemnización por cese a la que tenía derecho y a la que ha renunciado equivalía al 80% de su sueldo durante un máximo de dos años (es decir, en este caso supondría unos 307.200 euros, aproximadamente). Al haber optado por continuar como diputado, cuando sea elegido presidente de la Comisión de Exteriores pasará a cobrar 84.966 euros al año.