Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ordenan el ingreso en el psiquiátrico a la mujer que apuñaló a su bebé en Sevilla

La mujer de 35 años de edad y nacionalidad norteamericana que fue detenida el pasado día 10 de febrero tras apuñalar de gravedad con un cuchillo a su hija de diez meses en la localidad sevillana de Utrera ha ingresado en el Hospital Psiquiátrico Penitenciario de Alicante, según han informado a Europa Press fuentes del caso.

Las mismas fuentes han precisado que fue a finales de la pasada semana cuando el juez de Primera Instancia e Instrucción de Utrera que investiga el caso ordenó el ingreso en el Hospital Psiquiátrico Penitenciario de Alicante de esta mujer después de que hubiera recibido el alta en la Unidad de Salud Mental del Hospital Virgen del Rocío.
El Hospital Psiquiátrico Penitenciario de Alicante es, junto al de Sevila, el único centro penitenciario especializado para acoger a este tipo de reclusos. El Psiquiátrico de Alicante, inaugurado en 1984, tiene una capacidad para acoger a 371 internos que cumplen medidas de seguridad.
Tras ocurrir los hechos, la mujer fue derivada a la Unidad de Salud Mental del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, mientras que la pequeña ingresó en el Hospital Infantil en estado grave pero estable, sin que se temiera en ningún momento por su vida. Así, fue el pasado miércoles cuando ambas recibieron el alta.
Los hechos tuvieron lugar por la mañana del día 10 de febrero, cuando varios vecinos alertaron a la Guardia Civil de que una mujer completamente desnuda iba andando por la calle, chillando en inglés, golpeando los coches, y agrediendo e insultando a las personas que se encontraba en su camino.
Según las fuentes consultadas, la mujer gritaba palabras como 'kill' o 'Jesús', todo ello en un estado de "extrema" agresividad, por lo que los cuatro agentes de dos patrullas desplazados hasta el lugar de los hechos la intentaron tranquilizar y decidieron acompañarla hasta su vivienda para que se vistiera.
De este modo, los agentes entraron en la casa y se quedaron en la planta baja esperando, mientras la mujer subió a la segunda planta a fin de vestirse, todo ello hasta que, en un momento dado, los guardias civiles escucharon gritos de la mujer entremezclados con el lloro de un bebé.
Los agentes, de manera inmediata, subieron a la planta superior y hallaron entonces a una niña de diez meses herida y el cuchillo supuestamente empleado por la detenida, que en ese mismo momento confesó que ella era la autora de la agresión.
Tras ello, los guardias civiles auxiliaron al bebé y le taponaron las heridas, tras lo que la pequeña fue trasladada al Hospital Infantil del Virgen del Rocío en estado grave pero estable, mientras que la mujer detenida fue derivada a la Unidad de Salud Mental del mismo hospital.
El marido de la detenida, también de nacionalidad norteamericana, no se encontraba en el domicilio en el momento de los hechos, ya que trabaja como militar en la base aérea de Morón de la Frontera.