Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pública, de verdad

El Ejecutivo quiere que la financiación de la corporación RTVE garantice su viabilidad, pero populares y nacionalistas catalanes hacen matizaciones. Coinciden en proponer que el presupuesto que ha fijado Moncloa en 1200 millones de euros anuales se limite a 1100 millones, coincidiendo con el ejercicio de austeridad que están haciendo las cadenas privadas.
PP y CiU también quieren que las televisiones que emiten en abierto sólo aporten el 2% de sus ingresos y no el 3% que ha fijado el Anteproyecto de la ley, y que las empresas de telecomunicaciones no se vean obligadas a colaborar con la financiación de la televisión pública.
La portavoz del PP, Soraya Saénz de Santamaría dice que el modelo del Gobierno puede acabar encareciendo la factura del teléfono.
Respecto a los contenidos, el Partido Popular y Convergencia i Unió proponen que el 60% del contenido que se emite en prime time (horario de máximo audiencia) sea de producción europea.