Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puigdemont asegura que Juncker le recibirá como ya ha recibido al "presidente de Kosovo"

Niega haber pedido una reunión con Juncker y anuncia que lo hará: "La pediré y tendrá lugar"
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha anunciado este miércoles que pedirá una reunión con el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, y se ha mostrado convencido de que, cuando la pida, le recibirá sin problemas como ya ha recibido recientemente al "presidente de Kosovo".
Lo ha dicho en la sesión de control al Govern en el Parlament en respuesta al PP: "Si me pregunta si pedí una reunión con el comisario Juncker y el presidente del Parlamento Europeo --en su reciente viaje a Bélgica--: no la he pedido, la pediré y tendrá lugar", ha manifestado Puigdemont.
El presidente catalán ha recordado que recientemente el presidente de la Comisión Europea no tuvo reparos en recibir al presidente de Kosovo, un Estado que llegó a su independencia a través de "una declaración unilateral", ha recalcado.
"¿Sabe a quién recibió --Juncker--? Al primer ministro de Kosovo. ¿Sabe por qué es primer ministro el señor Mustafá? Por una declaración unilateral de independencia", ha proclamado Puigdemont, que ha recibido una fuerte ovación de los diputados de su grupo, JxSí.
Kosovo ha sido siempre un caso de independencia que en la política catalana se alude con polémica: los contrarios al proceso soberanista acusan al Govern de querer declarar la independencia por la vía kosovar, es decir, de forma unilateral y, concluyen, de forma peligrosa para los intereses de los ciudadanos.
Hasta ahora Puigdemont siempre ha garantizado que la declaración unilateral no está en su programa para esta legislatura, y aunque este martes no lo ha desmentido, sí que ha evocado la declaración unilateral de independencia de Kosovo, algo que ha provocado un fuerte revuelo en las bancadas del Parlament.
El coordinador general del PP catalán, Xavier García Albiol, le ha afeado esta alusión al país balcánico: "Me preocupa que usted compare Kosovo con Catalunya porque tenemos memoria de lo que sucedió en Kosovo a principios de los 90 --la Guerra de los Balcanes--. Le pido prudencia y equilibrio".
VIAJE CON POLÉMICA
Este rifirrafe parlamentario con el PP viene a cuenta del viaje que Puigdemont realizó el pasado sábado, domingo y lunes a Bélgica: la Comisión Europea aseguró que había pedido reunirse con Juncker y el Govern lo negó, asegurando que lo único que hizo fue comunicar la presencia del presidente en el país.
Albiol ha tildado de ridículo la actuación del gobierno catalán, y ha asegurado que esta es una opinión no solo de los partidos de la oposición, sino también "de miembros del Govern que se sientan muy cerca" de Puigdemont, ha asegurado sin dar más detalles.
"Presentarse a las autoridades europeas como si fuera el presidente de una república independiente es no estar a la altura de las circunstancias y dejarnos a todos en evidencia", ha lamentado el popular.
CORREO ELECTRÓNICO
El líder popular ha asegurado que existe un correo electrónico en el que el presidente catalán pide una reunión con Juncker, otra con dos vicepresidentes de la Cámara Europea, y una tercera con un comisario del Ejecutivo comunitario: "Se pone en ridículo a usted, a toda la clase política y al pueblo de Catalunya".
Puigdemont ha tirado de ironía para replicar a Albiol: "No se preocupe que cuando envíe una carta firmada por mi le haré una copia. No encontrará la carta que usted dice", y ha asegurado que la UE está interesada en escuchar las demandas de Catalunya.
El presidente catalán ha afirmado que quien hace el ridículo en Europa es el Gobierno central, que ha tenido que cesar a su embajador en Bélgica "por vago y por abuso de autoridad" y que ha recibido un toque de atención de la UE por sus incumplimientos financieros.