Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy centra su campaña en agitar al exvotante del PP para frenar a Podemos ante la incertidumbre del resultado

Las grabaciones a Fernández Díaz y el triunfo del 'Brexit' se cuelan en la recta final de campaña con un impacto difícil de calibrar La campaña ha mostrado el lado más humano de Rajoy: programas televisivos o mitines con vacas y entre alcachofas
Las grabaciones a Fernández Díaz y el triunfo del 'Brexit' se cuelan en la recta final de campaña con un impacto difícil de calibrar
La campaña ha mostrado el lado más humano de Rajoy: programas televisivos o mitines con vacas y entre alcachofas
El PP está convencido de que ganará las elecciones, pero las expectativas de voto que se conceden a la coalición Unidos Podemos ha hecho crecer la preocupación en el partido, consciente de que la suma del bloque de izquierdas podría desalojarles del Palacio de la Moncloa. En 'Génova' están satisfechos con su campaña porque creen que ha calado su llamada al voto útil para frenar a Pablo Iglesias, si bien admiten que es difícil de calibrar cuál es el efecto que tendrá en las urnas temas como el triunfo del 'Brexit' o las grabaciones al ministro Jorge Fernández Díaz, que han marcado la recta final de campaña.
Los 'populares' reconocen que los comicios de este domingo se van a decidir por un puñado de votos y pocos escaños. Por eso, el partido ha diseñado una campaña planificada al milímetro, con actos de Mariano Rajoy en aquellas provincias donde pueden ganar un diputado, frenar el avance del partido morado o el último escaño se juega por poco, como Teruel, Lleida, Guadalajara, Ciudad Real, Málaga, Toledo, Granada, Almería, Barcelona o Las Palmas.
En todas esas plazas ha hecho campaña Rajoy con una llamada reiterada a concentrar el voto útil en el PP porque, según sus análisis, hace seis meses votar a Ciudadanos "no sirvió de nada" en 25 provincias y el escaño en liza fue a parar la mayoría de las veces al partido morado. Esa apelación al voto "moderado" ha ido acompañada de un aviso: el 26J solo hay dos opciones: la estabilidad y la certidumbre que representa el PP o el "radicalismo y el extremismo" de Podemos, que quiere "derogarlo todo" y hacer "tabla rasa".
APERTURA CON LA RESACA DEL CIS Y EL DEBATE A CUATRO
La campaña arrancó el 10 de junio con la resaca de la encuesta del CIS, que daba al PP el 29,2% de los votos y entre 118-121 escaños, una ligera subida en apoyos pero menos diputados y que es reflejo de lo que podría ocurrir este mismo domingo, según admiten fuentes de la dirección nacional del partido.
Todos los sondeos que se han publicado en campaña coinciden en que el PP será la fuerza más votada, pero no está claro si logrará superar los 123 diputados que cosechó hace seis meses. En 'Génova' recalcan que es un "juego de artificio" calcular escaños con tantos votantes indecisos -uno de cada tres según el CIS-- y sin saber el efecto que tendrá la coalición Unidos Podemos en el reparto de los restos. La participación será una de las claves de estos comicios.
El debate a cuatro marcó los primeros días de la carrera electoral, un encuentro del que Rajoy 'salió vivo', según el PP, al poner en valor su gestión ante la crisis y su experiencia -"al Gobierno se llega aprendido"--. Además, ese 'todos contra el PP' que anticiparon en la la cúpula del partido quedó en segundo plano ante el cruce de reproches que se lanzaron Pablo Iglesias y Pedro Sánchez.
RAJOY RECLAMA TODO EL VOTO DE CENTRO DERECHA
El principal mensaje de la campaña de Rajoy ha sido reclamar para el PP todo el voto de centro derecha. En cada mitin Rajoy ha pedido a los simpatizantes y afiliados del PP que hicieran un esfuerzo en explicar que en muchas provincias españoles los votos al partido de Albert Rivera solo sirvieron al final para dar más escaños a Podemos y que, por tanto, si se vuelve a dividir el voto, el principal beneficiado será Podemos.
"La unión hace la fuerza", ha repetido Rajoy en sus últimos mitines, llamando a esa unión del voto moderado similar a la que ha hecho la izquierda. De hecho, el propio jefe del Ejecutivo ya aseguró hace unos días en Sóller (Mallorca) que los 800.000 votos y dos escaños que logró IU en diciembre al sumarse ahora a Podemos les puede llevar a conseguir "15 o 16 escaños más" en las urnas este domingo.
Si el PP se ha lanzado a por el voto de Ciudadanos, Albert Rivera ha diseñado una campaña con Rajoy en la diana. Las constantes declaraciones del líder de C's vetando a Rajoy y asegurando que no facilitará un gobierno del PP han llegado a enervar a algunos miembros de la dirección 'popular', que ven detrás una estrategia para tener protagonismo electoral y arañar votos. Eso sí, dan por sentado que el día después de las elecciones Rivera adoptará otra posición.
EL PP ENDURECE SU CRÍTICA A PODEMOS EN LA RECTA FINAL
A la vista de que Podemos no ha retrocedido en campaña, el PP y el propio Rajoy han elevado el tono de su discurso contra el partido morado en la recta final, alertando de que la llegada al poder de Iglesias puede suponer la ruptura de los pilares de convivencia de 1978. "España nos es Venezuela", proclamó Rajoy en el penúltimo día de campaña después de que el líder de Podemos cuestionase la seguridad de las votaciones del domingo por el caso de las grabaciones al ministro del Interior.
Fuentes de la dirección nacional subrayan que el PP será el partido más votado pero no ocultan la incertidumbre que sobrevuela esta cita con las urnas, en la que se imponen los pactos poselectorales y el bloque de izquierdas podría echar a Rajoy de La Moncloa. "Son unas elecciones con resultado incierto", reconoció Rajoy hace tan solo días días en Sevilla.
LAS GRABACIONES AL MINISTRO Y EL TRIUNFO DEL 'BREXIT'
El "lento" pero ligero ascenso diario del PP en la encuestas se ha visto empañado en la recta final por la difusión de una grabación al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el jefe de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, en la que hablan sobre una eventuales casos de corrupción de dirigentes de ERC y CDC.
Aunque públicamente el mensaje oficial estos dos últimos días es que este asunto no pasará factura, desde el PP admiten que es difícil calibrar si tendrá algún efecto electoral. Lo mismo ocurre con la decisión de Reino Unido de abandonar la Unión Europea, que ha marcado buena parte de los mensajes del cierre de campaña. "No es momento para añadir incertidumbres", soltó Rajoy nada más confirmarse la decisión.
EL LADO MÁS HUMANO Y COTIDIANO DE RAJOY
El comité de campaña del PP que dirige Jorge Moragas ha querido sacar el lado más humano y cotidiano de Mariano Rajoy en campaña, como ya hizo hace seis meses con su participación en programas como 'Qué tiempo tan feliz' de María Teresa Campos o 'En ti casa o en la mía' con Bertín Osborne. En esta ocasión le ha tocado a 'El Hormiguero' con Pablo Motos y 'Dos días y una noche' con Susanna Griso.
En su periplo electoral -ha recorrido un total de 15.350 kilómetros, según el PP--, Rajoy se ha centrado en afianzar el apoyo de los mayores y en mostrar su apoyo público al mundo rural. Para ello, no han faltado actos electorales rodeado de vacas, en un campo de alcachofas o en una subasta de pescado.