Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy graba un vídeo en coche pero no se pone el cinturón de seguridad

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha pedido perdón por no llevar el cinturón de seguridad cuando se le grabó un vídeo en el que se le veía en la parte de atrás del coche durante el viaje con el que comenzó sus vacaciones. El audiovisual pretendía ser una despedida de sus simpatizantes por unos días, pero ha terminado generando una cierta polémica, por la imprudencia que el error cometido supone.
El coordinador de Presidencia del PP, Jorge Moragas, a través de un comunicado, se ha disculpado "en nombre de Mariano Rajoy" por ir en el asiento trasero sin el cinturón, lo que está considerado como una infracción grave por parte de la Dirección General de Tráfico. "Es un error de un minuto y 33 segundos que ni Mariano Rajoy ni nadie debemos cometer. Por ello, pido disculpas", señala Moragas.
Según el coordinador de Presidencia, Rajoy "es normalmente muy cuidadoso con el cumplimiento de las medidas de seguridad y especialmente con la seguridad de los niños".
"Todos los ciudadanos y todas las autoridades deben cumplir las normas. La vida de todos los ciudadanos, y por supuesto la del líder de la oposición, son demasiado valiosas", concluye la nota.
Una despedida de sus simpatizantes algo aguada
El presidente del PP quería despedirse de sus diferentes comunidades de seguidores en Internet y desearles unas buenas vacaciones, pero no acertó precisamente con los detalles. El vídeo, "Rajoy en acción", es una especie de cortísima 'road movie' en la que el españolísimo Toro de Osborne juega un papel más que testimonial. En este, Rajoy desea unas "buenas vacaciones" a los internautas y promete volver con mucha más fuerza. De lo que se olvida es quizá de lo más importante: ponerse el cinturón para que su viaje sea lo más seguro posible. 
Relajado y sin la presión del cinturón, el líder popular advierte la inminencia de "una etapa complicada y difícil", que en otras ocasiones ha sugerido que se resolverá con la llegada al Gobierno del partido que este preside. Su fe en los ciudadanos sigue aparentemente inquebrantable: "Creemos en España y en los españoles".
Los problemas relacionados con las imprudencias en la conducción por parte de líderes del PP: el pasado mes de febrero, el diputado popular Nacho Uriarte, para más inri miembro de la Comisión de seguridad vial en el Congreso de los Diputados, presentaba su dimisión tras ser pillado ebrio al volante y sufrir un accidente. Uriarte, presidente de Nuevas Generaciones del Partido Popular, dio positivo en el control de alcoholemia. Si el PP quiere conducir España al final de la crisis, tendrá que tener algo más de precaución: las imprudencias se pagan...