Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rebajan a dos años de cárcel la condena por violación a un hombre por obtener su ADN sin la presencia de su abogado

La Fiscalía de la Audiencia de Pontevedra ha alcanzado este martes un acuerdo con un hombre acusado de violación y ha rebajado de 13 años y seis meses a dos años la petición de cárcel dado que la muestra de ADN que lo implicaba había sido obtenida sin la presencia de su abogado.
El fiscal del caso, Benito Montero, ha explicado que se llegó a una conformidad dado que la prueba contra el acusado era "débil o prácticamente nula".
En este sentido, según ha explicado el representante del Ministerio Público, el aspecto principal de la acusación era la prueba de ADN que fue practicada al hombre en el año 2009, "con consentimiento del acusado pero sin la asistencia de un abogado".
Según ha recordado Benito Montero, el Tribunal Supremo ha declarado en numerosísimas sentencias en los últimos años "la necesaria presencia de un letrado" cuando la persona esta detenida y se le solicita por las fuerzas de seguridad hacer la prueba de ADN.
El fiscal ha evidenciado esta "dificultad" para llegar a un acuerdo, dado que la víctima no fue capaz de identificar al acusado cuando la Policía le mostró sus fotos, "por dos motivos, por una parte porque fue descubierto cinco años más tarde de ocurridos los hechos" y, además, "era de noche y también había bebido alcohol".
Los hechos, declarados probados, se remontan al 7 de octubre de 2006. La víctima se encontraba de madrugada en la avenida de Buenos Aires de Pontevedra y, mientras estaba llamando por teléfono en una cabina, fue abordada por el acusado, que la agredió sexualmente. Como consecuencia de la agresión, la víctima tuvo que recibir asistencia médica.
La víctima, de origen basileño, ha asegurado que para ella "fue doloroso" el trato de la Policía. "Creían que estaba mintiendo, no creyeron en mi para nada, pensaron que yo lo decía para conseguir los papeles", ha sentenciado.
Tras la denuncia de la víctima, los agentes recogieron pruebas en el lugar de los hechos, concretamente esperma en la matrícula de un coche en el lugar donde ocurrió la agresión. En aquel momento el ADN quedó registrado como 'anónimo' en el banco de datos de la Policía.
Años más tarde, en el 2009, el acusado tuvo un problema familiar y fue detenido. La Guardia Civil le tomó muestras de ADN, con su consentimiento pero sin la asistencia letrada. Cuando dos años más tarde, en el 2011, esta información fue compartida entre los cuerpos policiales, el hombre fue identificado como implicado en la agresión sexual.
LA VÍCTIMA LO VE UNA "BARBARIDAD"
Según ha señalado el fiscal, "casi seguro" el hombre no entrará en prisión, dado que no tiene antecedentes penales. La víctima, por su parte, ha asegurado que es "una barbaridad que no ingrese en prisión". "¿Qué seguridad tienen una chica para andar por la noche?, está indefensa si se encuentra con cualquiera", ha criticado.
Sin embargo, el fiscal considera que es una "solución justa y acertada" que se ha acordado entre las partes, y por ello no se ha llegado a celebrar el juicio.