Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Red entona su grito: #yoquierovotar

La reforma constitucional sin referéndum ha encendido la red. Vídeo: Atlas.telecinco.es
Arde internet. El sorpresivo anuncio de que Zapatero (PSOE) y Rajoy (PP) han acordado incluir el techo de gasto en la Carta Magna ha incenciado internet. La noticia de que no habrá referéndum ha corrido como la pólvora en las redes sociales, donde muchos internautas claman por que la modificación sea sometida a consulta popular.
De este modo, el 'hastag' #yoquierovotar pronto se ha convertido en 'trending topic' a nivel español, dando voz a numerosos ciudadanos que incluso hablan de "golpe de Estado del PPSOE".
Asimismo, el colectivo Democracia Real Ya en Madrid ha convocado una concentración en la Plaza del Sol para decir "No al golpe de estado de los mercados. Exigimos referendum". Los indignados han vuelto a convocar a sus seguidores a la calle.
Por último, también existe la posibilidad de suscribir a través de la web Actuable.es la carta promovida por el catedrático de la Universidad Pompeu Fabra Vicenç Navarro, en la que se pide a los partidos que convoquen la consulta. Unas 6.200 personas se habían adherido ya a las 17.30 horas.
Este retoque en la Carta Magna propuesto por el Gobierno socialista ha contado con el respaldo del Partido Popular y podría llevarse materializarse de forma inmediata a través de una proposición de ley, algo que está siendo muy criticado en 'Twitter', y que incluso ha sido calificado por usuarios de esta red social como "un golpe de Estado" de ambos partidos mayoritarios.
De hecho, incluso el presidente de la Comisión Constitucional del Congreso, Alfonso Guerra, dice no entender por qué tanta prisa en acometer la reforma de la Constitución pactada por el presidente y el líder popular si el límite de déficit que pretende fijarse en la Carta Magna no se aplicará en principio hasta 2018.
La consulta ha sido demandada por formaciones como Izquierda Unida y por el movimiento 15-M pero para que se haga efectiva es preciso que la apoye un diez por ciento de los miembros del Congreso (35 diputados) o del Senado (28 senadores), algo harto improbable dado el respaldo de PSOE y PP, que copan más del 90 por ciento de los escaños en cada una de las Cámaras. .