Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Rey pide unidad para que España "vuelva a crecer y a crear empleo"

Unidad para acabar con los problemas del país. El Rey Don Juan Carlos, en su tradicional alocución navideña, ha querido este año recalcar los desafíos de España para el año que viene, que van "desde la lacra del terrorismo, la crisis económica o el cambio climático, hasta las pandemias o el narcotráfico". Para ello le pide a todos que trabajen superando "tensiones y divisiones" por el bien común. Además se ha felicitado por el papel destacado que corresponde al país en 2010 al presidir durante el primer semestre la Unión Europea.
Durante el tradicional discurso pronunciado durante la Nochebuena, Don Juan Carlos defendió la independencia de las instituciones constitucionales para el buen funcionamiento de España, fijó la "honradez como regla inexcusable de conducta" y reclamó reformas económicas para superar la crisis.
Su Majestad recordó que los dirigentes políticos, sociales y económicos conocen "el camino a seguir" dado que en las últimas décadas "hemos sido capaces de resolver grandes problemas (...) mediante la voluntad de acuerdo y el liderazgo responsable de nuestros dirigentes".
Sin mencionar específicamente al Tribunal Constitucional y su deliberación sobre el Estatuto de Cataluña, Don Juan Carlos destacó la existencia de "instituciones clave para la estabilidad y convivencia democráticas y el buen funcionamiento del conjunto de España", y defendió que su independencia es necesaria "para el mejor y más justo ejercicio de sus responsabilidades".
Don Juan Carlos realizó una referencia expresa al problema del desempleo que, indicó, "es la principal preocupación de las familias españolas". "Afecta a varios millones de personas angustiadas no sólo por la pérdida de ingresos, sino por la falta de horizontes en sus vidas laborales y personales".
 
El Rey recordó durante su discurso a los tres cooperantes de la ONG catalana Acció Solidària que permanecen secuestrados en Mauritania por Al Qaeda, calificó su situación como "intolerable" y exigió su puesta en libertad.
Don Juan Carlos realizó una especial mención a los miembros de nuestras Fuerzas Armadas y a su nuevo papel en "la vigilancia frente a acciones delictivas tan inaceptables como la piratería marítima".
Por último, el monarca concluyó su discurso con el deseo de la Familia Real a todos los españoles y extranjeros que viven en España que 2010 sea un año "cargado de paz, concordia, recuperación económica y más empleo".