Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Rey Felipe recibe al presidente de Portugal en su primera visita a un país de la UE

El Rey Felipe VI ha recibido este jueves la visita del presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, que ha elegido Madrid para su primera visita a un país de la UE apenas una semana después de tomar posesión de su cargo.
A pesar de que el monarca se ha visto obligado a limitar notablemente su agenda internacional como consecuencia del resultado que dejaron las elecciones del pasado 20 de diciembre, sí quiso hacer un desplazamiento rápido la semana pasada a Lisboa para atender la invitación de Rebelo de Sousa de asistir a su toma de posesión en la Asamblea Nacional.
Apenas unos días después, Rebelo de Sousa devuelve esa visita con un viaje a Madrid procedente del Vaticano, donde ha estado en la mañana de este jueves.
Este rápido intercambio de visitas es reflejo de la voluntad de España y Portugal de mantener una estrecha colaboración, fruto de su vecindad, pero también de su doble condición de países europeos e iberoamericanos que empuja a ambos a coordinarse y prestarse apoyo mutuo en los foros internacionales, debido a la multitud de intereses compartidos.
Felipe VI ha bajado al zaguán de la escalinata del Palacio Real para salir a recibir a su invitado, justo cuando éste se ha bajado del coche que lo ha trasladado al palacio.
Juntos han subido la escalinata y, en la Cámara Oficial donde el Rey recibe las cartas credenciales de los embajadores, han posado unos segundos ante los fotógrafos y cámaras de televisión.
Rebelo de Sousa ha viajado a Madrid sin la compañía de su pareja sentimental, Rita Amaral, con la que no está casado y que no ejercerá de Primera Dama.
Luego se han dirigido al Salón de Tapices, donde han mantenido un encuentro bilateral en el que han estado acompañados de la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, del secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Ignacio Ybáñez, altos cargos de la Casa del Rey, el embajador de España en Lisboa, Juan Manuel Barandica y, por parte portuguesa, el secretario de Estado de las Comunidades Portuguesas, Jose Luis Carneiro, y el embajador de España en Portugal, Francisco Pimentel de Melo-Ribeiro de Menezes.
Al término de la reunión, la Reina Letizia se ha unido al grupo para la cena que se ofrece en honor a Rebelo en el comedor de diario. Antes de sentarse a la mesa, la Reina ha posado para un pool de medios gráficos junto a los dos mandatarios.
Este formato de reunión entre los dos presidentes y posterior comida o cena a la que se une la Reina ya se empleó en la visita de Estado del presidente de Italia, Sergio Mattarella, en su visita a España en mayo de 2015.
Rebelo de Sousa es el primer mandatario que visita al Rey desde las elecciones del pasado 20 de diciembre.
Felipe VI se ha visto obligado a anular varias visitas de Estado previstas en estos meses a Arabia Saudí, Reino Unido, Japón y Corea del Sur, debido por un lado a que el Gobierno está en funciones pero también por la conveniencia de que el jefe del Estado no se ausente del país ante la eventualidad de que los partidos alcancen un pacto que permita formar Gobierno.
Desde los comicios han sido poco frecuentes también las visitas de personalidades extranjeras a España. La más notable fue la que efectuó en apenas media tarde el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, que hizo escala en Madrid el pasado 1 de marzo, antes de su polémico viaje a los campos de refugiados saharauis en Tinduf (Argelia) que tanto ha irritado a Marruecos.
La presencia de Ban en Madrid coincidió con el debate de investidura de Pedro Sánchez, y el secretario general de la ONU, que tiene rango de jefe de Estado, pero que tan solo fue recibido por el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, que le ofreció una cena. No hubo siquiera una corta reunión de cortesía ni con el Rey Felipe ni con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.
El presidente portugués ha llegado a la capital de España procedente del Vaticano, donde esta misma mañana se ha reunido con el Papa Francisco.