Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rivera rechaza el abucheo a Carmena pero defiende la libertad de expresión ante su "error" con Miguel Ángel Blanco

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha asegurado este miércoles que no es partidario de que se "silbe a los demás", después de que la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, haya sido abucheada en el homenaje a Miguel Ángel Blanco, pero ha recalcado que la regidora "se ha equivocado" al rechazar colocar una pancarta en la fachada del ayuntamiento en recuerdo del edil asesinado por ETA hace 20 años.
"Yo no soy partidario nunca de silbar a los demás, pero también soy partidario de la libertad de expresión y de que cada uno haga lo que crea conveniente con sus actos", ha declarado Rivera en una rueda de prensa en el Congreso.
Dicho esto, el líder del partido naranja ha señalado que "se ha demostrado" que fue "un error oponerse a un clamor social" y a "cosas tan evidentes" y "mayoritarias" como el homenaje a Miguel Ángel Blanco siendo alcalde de una ciudad.
A su juicio, cuando uno es alcalde lo es "para todos los ciudadanos, no solo para sus votantes". "Y en este caso la señora Carmena y Podemos se han equivocado nuevamente porque el sectarismo no puede ir de la mano de causas generales como la lucha contra el terrorismo", ha manifestado.
AL FINAL LO HAN HECHO "TARDE Y MAL"
Rivera ha criticado que a Podemos "no le cueste nada aplaudir" a Arnaldo Otegi o "pactar con Bildu en Navarra" pero "en cambio les cueste horrores poner una pancarta a Miguel Ángel Blanco". "Y se retratan con esos hechos", ha resaltado, para agregar que "al final tarde y mal" han acabado haciendo ese homenaje al edil asesinado por ETA.
A su juicio, si desde el primer día Carmena hubiera apoyado hacer un minuto de silencio, poner una pancarta y comprometerse con lo que "fue un símbolo", no habría habido "ninguna polémica". "La división la han sembrado aquellos que han querido abrir un debate absurdo sobre la conveniencia o no de rendir homenaje a Miguel Ángel Blanco", ha aseverado.