Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rubalcaba: ETA pretendía "elevar la moral de su tropa" con el plan de fuga

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado que ETA intentaba "elevar la moral de su tropa" con el plan de fuga de la cárcel de Huelva, que la Guardia Civil abortó el sábado. La banda terrorista pretendía liberar a tres de sus miembros que se encuentran en esta prisión.
En declaraciones a Radio Nacional, Rubalcaba ha asegurado que, además de liberar a tres de sus miembros, la banda criminal pretendía con este plan un "golpe sicológico", que tiene relación con la debilidad actual de la organización terrorista.

Según el titular de Interior, "ETA está pasando un mal momento" por la acción policial, por lo que, con el plan de fuga de Huelva, la banda etarra "además de liberar a dos pistoleros, intentaba elevar la moral de su tropa".

Asimismo, el ministro ha destacado que el plan de fuga era muy "detallado" e implicaba retomar un proyecto que la banda terrorista tenía hace varios años.

Al mismo tiempo, Rubalcaba se ha referido a que esta actuación de la Guardia Civil contra este proyecto de fuga en Huelva ha permitido relacionar con este plan la aparición en los últimos años de varios coches que ETA había robado en Portugal. El ministro ha sugerido que el robo de estos vehículos en el país vecino tenía que ver con este intento de fuga de la prisión de onubense.

Por otra parte, respecto a la situación actual de la banda etarra, el ministro ha indicado que "claramente estamos ganando la batalla". Es lo que le llevó hace unas semanas a afirmar que en 2016, año en que Madrid podría organizar los Juegos Olímpicos, es posible que el fenómeno etarra no exista.

En este sentido, ha concretado que, si se analiza lo sucedido en la década de los años ochenta, puede concluirse que el problema etarra está "estadísticamente" en retroceso. Ha subyarado que esto queda reflejado, por ejemplo, en que España pudo realizar el Mundial de fútbol de 1982 sin que pasara "absolutamente nada".