Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rubalcaba no acudirá a Rodiezmo por tener previsto un viaje a Sudáfrica que ha anulado

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, no asistirá a la fiesta minera de Rodiezmo (León) el próximo domingo al tener previsto asistir en las mismas fechas al XXIV Congreso de la Internacional Socialista de Sudáfrica, viaje que finalmente ha suspendido, han informado fuentes de la dirección socialista.
La fiesta asturleonesa suele significar el inicio del curso político para el PSOE, cuyos mandos han acudido a este festejo sindical de SOMA-FIA-UGT. No lo hizo ya el año pasado Alfredo Pérez Rubalcaba, candidato entonces a la presidencia del Gobierno, y tampoco lo hará en esta ocasión. Será el secretario de Organización, Óscar López, quien asista.
Fuentes de la dirección socialista han explicado que se decidió el nombre del número tres del PSOE porque Pérez Rubalcaba tenía previsto participar en la Internacional Socialista en Sudáfrica. Así lo había anunciado el PSOE el 4 de julio, coincidiendo con una visita a España del viceministro sudafricano de Exteriores, Ebrahim Ebrahim.
Sin embargo, los acontecimientos en una explotación de platino, con 34 personas muertas tiroteadas por la policía, han hecho cambiar de ida al PSOE y la delegación estará encabezada por los secretarios de Igualdad y Unión Europea: Purificación Causapié y Juan Moscoso.
Así las cosas, las mismas fuentes han añadido que los socialistas han optado por no alterar lo ya decidido con respecto a Rodiezmo y será Óscar López quien participe en el acto minero del próximo domingo.
Esta jornada festiva ha contado con la presencia regular de algún miembro de la dirección socialista o incluso del propio secretario general. José Luis Rodríguez Zapatero mantuvo su participación hasta 2010, fecha en la que no acudió ante la convocatoria de huelga general contra la reforma laboral aprobada por el Gobierno, y tampoco asistió el año pasado. En ambos casos, la dirección socialista no envió a ninguno de sus máximos representantes.