Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sáenz de Santamaría pide al PSOE "que no compita en demagogia con Podemos" en materia de inmigración

La vicepresidenta primera del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, ha pedido este jueves en Melilla al PSOE "que no compita en demagogia" con Podemos en materia de inmigración proponiendo los rechazos en frontera incluidos en la actual Ley de Seguridad Ciudadana aprobada por el PP.
En rueda de prensa, durante una visita a la ciudad española del Norte de África para respaldar a los populares melillenses, ha pedido a los socialistas de Pedro Sánchez "que sigan el ejemplo de los gobiernos que ha tenido el PSOE" en nuestro país y además "ser consecuentes con lo que hace la Unión Europea".
La "número dos" del Ejecutivo central, que ha estado acompañada por el presidente de la Ciudad Autónoma Juan José Imbroda (PP), ha considerado que España tenemos "una experiencia en el control de los flujos migratorios" y que en ese control "tenemos que hacer varias cosas ordenadamente, en primer lugar ordenar esa inmigración de cara a procesos legales y que busquen la integración de la población inmigrante en nuestro país, para asegurar el arraigo y la perfecta integración en la sociedad española".
Asimismo, ha señalado que "la cooperación es fundamental y la colaboración en origen es clave", por ello ha sostenido que "hay que llegar a acuerdos y trabajar muy coordinadamente con los países de origen y tránsito de la inmigración". A juicio de la vicepresidenta del Gobierno "en España eso se ha hecho y nos ha permitido en el seno de la Unión Europea trasladar nuestra experiencia".
La vicepresidenta ha hecho una encendida defensa de lo que se ha venido en denominar "Plan Marshal para África", hasta el punto de que ha apuntado que España ha sido de las primeras naciones en contribuir económicamente a este plan "para afrontar uno de los retos más importantes que tiene la Unión Europea" como es el control de la inmigración irregular.