Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sánchez-Camacho asegura que el Govern está sometido al "chantaje" de la CUP

Llevará los Presupuestos de 2016 al Consell de Garanties Estatutàries
La presidenta del PP de Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, ha asegurado que la Generalitat está sometido al "chantaje" de la CUP durante su visita de este viernes a la Seu d'Ègara, en Terrassa.
La popular ha señalado que el Govern "está paralizado y sometido al chantaje de la CUP, que es quien está dando apoyo a los violentos del barrio de Gracia", y ha dicho que lo demuestra el silencio que ha tachado de clamoroso del presidente, Carles Puigdemont, para no molestar a sus socios.
Sánchez-Camacho ha remarcado que éste no es el modelo por el que apuesta su formación "como tampoco que se premie la violencia, como ha hecho CDC pagando el alquiler de los violentos con los impuestos de todos los barceloneses", y ha mostrado su apoyo a la actuación de los Mossos d'Esquadra.
En este sentido, ha apuntado que "con un gobierno del PP no habría ministros antisistema ni estarían sometidos al chantaje de los radicales".
Respecto a la conferencia que ha pronunciado Puigdemont este viernes en Madrid y en la que ha pedido valentía en la defensa de los objetivos independentistas, la popular ha replicado que "el que debería tener coraje y valentía es él para garantizar la convivencia y la seguridad en el barrio de Gracia", dejando de ser un ejecutivo con las manos atadas por los radicales que no le permiten ni aprobar presupuestos, ha agregado.
IMPUESTOS DE LOS CATALANES
Sánchez-Camacho ha dicho que el PP llevará los Presupuestos de 2016 al Consell de Garanties Estatutàries "y actuará en el marco de la ley para que con los impuestos de los catalanes no se pague ninguna estructura de estado, dirigida a dividir a Cataluña y a romper España".
De esta manera, el debate final de las cuentas que en caso de superar los diferentes trámites, tal como se desprende del calendario de la Mesa, fijaba como fecha probable el 20 de julio, se desplazaría a mediados de agosto o principios de septiembre.