Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sánchez y Rivera se reúnen para reafirmar su acuerdo

Pedro Sánchez y Albert Rivera tras la investidura fallidaEFE

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, se han reunido esta tarde en el Congreso de los Diputados, después de que el líder de los socialistas haya desbloqueado las conversaciones paralelas con los partidos de izquierda, y han reafirmado que el acuerdo que sellaron el pasado febrero será "la base de cualquier negociación".

Según han informado los dos partidos en sendos comunicados, en la reunión, que ha durado alrededor de media hora, ambos dirigentes han evaluado las reuniones que sus equipos negociadores han mantenido con la sociedad civil en los últimos días y han acordado que sus equipos se sigan reuniendo durante las próximas semanas.
En esta cita, Sánchez y Rivera han reafirmado que el documento suscrito por PSOE y Ciudadanos con el que el líder del PSOE acudió a su investidura la primera semana de marzo "sigue siendo la base de cualquier negociación".
Sámchez e Iglesias se verán a solas
Esta reunión, de la que no se ha informado previamente, se ha producido después de que el PSOE haya reabierto su diálogo con los partidos de izquierdas. Este mismo martes, el líder de los socialistas ha telefoneado al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y se han emplazado a reunirse antes de Semana Santa bilateralmente, es decir, sin Rivera.
El PSOE y Ciudadanos han dejado así de lado sus exigencia de acudir de la mano a cualquier negociación sobre la conformación de un gobierno de cambio liderado por Pedro Sánchez. Pero sólo habían conseguido reuniones conjuntas con miembros de la sociedad civil, hasta este miércoles que se han visto con Compromís.
Este partido es el único que ha accedido a la propuesta que hicieron los portavoces del PSOE y Ciudadanos a todas las formaciones con las que creen que pueden llegar a un acuerdo. Tras el encuentro, el portavoz de Compromís, Joan Baldoví, se ha mostrado dispuesto a "explorar" la posibilidad de un pacto de gobierno socialista con Podemos y Ciudadanos.
Pero, además, después de días sin contactos entre los partidos para hablar de la investidura, este miércoles se han producido otros avances que han sido posibles gracias a una cesión de los firmantes del acuerdo que llevó Sánchez al Congreso.
Para empezar, ha habido un primer contacto entre los líderes del PSOE y de Podemos, Pablo Iglesias, que se han emplazado a reunirse "los dos" antes de Semana Santa. Ha sido su primera conversación después del Pleno en el que Sánchez no logró el apoyo del partido morado y recibió duros ataques por parte de Iglesias.
Ciudadanos ha sido informado
En paralelo, se ha anunciado una reunión entre los equipos negociadores de IU y PSOE para este jueves, también sin Ciudadanos. Fuentes socialistas han explicado que el partido de Rivera ha sido "informado" de esta cita que servirá para "reanudar el diálogo que ya hubo" entre los dos partidos para alcanzar un acuerdo para un gobierno de cambio.
El acercamiento entre estos dos partidos antes de la investidura de Sánchez se enfrió después de que el PSOE firmara su acuerdo con Ciudadanos. Ese pacto provocó que Podemos se levantara de la mesa a cuatro que había promovido IU, con PSOE y Compromís, y que no se volvió a reunir.
Los socialistas han valorado muy positivamente que se haya "desbloqueado" la situación e insisten en que lo importante es avanzar en el objetivo de que haya gobierno.
Ciudadanos justifica su ausencia
Mientras tanto, Ciudadanos ha tratado de justificar su ausencia de estas citas. Por un lado, el secretario general del grupo, Miguel Gutiérrez, ha restado importancia a la futura cita de Iglesias y Sánchez, porque cree que "no conduce a nada" y sólo busca "solucionar problemas de desacuerdos que han tenido, escenificar desacuerdos o hablar de sillas y vicepresidencias".
Y, respecto a la reunión de los equipos del PSOE e IU, el partido naranja acepta no participar porque entiende que el "veto" que le ponía el partido de Alberto Garzón hacía imposible una cita 'a tres'