Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sánchez quiere que los diputados y senadores tengan dedicación exclusiva y no cobren ni por tertulias

También quiere que se exijan certificados fiscales al asumir y terminar mandato para controlar "las variaciones patrimoniales"
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha anunciado este jueves que los socialistas presentarán una iniciativa parlamentaria para que los diputados y senadores se dediquen en exclusividad a sus tareas de representación política.
Durante un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Forum, el líder del PSOE ha abogado por ampliar el régimen de incompatibilidades para "evitar que los representantes de los ciudadanos desarrollen otras actividades privadas que no tienen que ver con sus responsabilidades políticas y parlamentarias".
Sánchez ha explicado que los socialistas presentarán esta propuesta al resto de los grupos parlamentarios y, si su propuesta no logra el respaldo para salir adelante en la Cámara Baja, se ha comprometido a que el PSOE lo aplicará por su cuenta "en primera persona".
"Un diputado no puede volver los jueves a su circunscripción y dedicarse a sus negocios en sus días libres y, mucho menos, ser diputado en los ratos libres", ha defendido el líder de los socialistas, que ha explicado que, en el caso de las actividades que se consideren compatibles porque estén relacionadas con sus responsabilidades políticas, como tertulias o colaboraciones con medios, no podrán suponer retribuciones.
Además, Sánchez ha avanzado que el PSOE llevará al Congreso otra iniciativa para que los altos cargos y parlamentarios obtengan en el momento de su nombramiento un certificado fiscal, expedido por Hacienda, donde se dé constancia de que están al corriente de sus obligaciones fiscales y donde se certifique el patrimonio que poseen.
La propuesta defenderá también que este certificado sea necesario al finalizar el mandato, de manera que queden constancia "las variaciones patrimoniales" que estas personas hayan experimentado durante el tiempo en el que han desempeñado sus responsabilidades.
"CREO EN LA POLÍTICA EJEMPLAR"
"Recuperar la credibilidad de la política exige políticos ejemplares. Yo creo en el valor de la política ejemplar", ha subrayado Sánchez, que ha explicado que estas propuestas se presentarán en la convención de regeneración democrática que celebrará el PSOE la próxima semana, en la que pondrán nombre y apellidos a la "transición política" que proponen.
Además, los socialistas quieren completar su "agenda de regeneración" con otras propuestas, como la de limitar a dos los mandatos de la Presidencia del Gobierno, mejorar los mecanismos de control parlamentario y agravar las penas para los representantes públicos de corrupción, incluyendo que paguen con su patrimonio. "Hay cosas que no se pueden vender ni comprar y no se puede regatear con la confianza de los ciudadanos, tenemos que ser implacables en eso", ha remachado.
En este marco, ha abogado también por reducir "a la mínima expresión el número de aforados" y h a aprovechado para preguntar al Gobierno de Mariano Rajoy si mantiene la propuesta de su exministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón de limitarlos a 22, una idea que al PSOE le "suena bien".
CAMBIAR LA ELECCIÓN DEL PRESIDENTE DE RTVE
Sánchez se ha mostrado dispuesto a hablar con el PP sobre regeneración democrática, porque "siempre va a estar abierto a mejorar la limpieza democrática en el país", pero ha avisado a los 'populares' de que entenderá que su disposición al acuerdo es "verdadera" si acepta cambiar el sistema para nombrar al presidente de Radio Televisión Española y se vuelve al "consenso forjado en la pasada legislatura".
Dicho esto, ha defendido que el "problema" de la emisora pública no es que se haya eliminado la publicidad, sino que reside en la "politización" que, a su juicio, ha sufrido con el PP en el Gobierno, con una "injerencia más que evidente". Por eso, ha insistido en que es necesario volver al mecanismo de elección anterior.
Sánchez también se ha referido al presunto fraude cometido por altos cargos y consejeros de Caja Madrid, que presuntamente cargaron en sus tarjetas de empresa gastos personales, y ha asegurado que si entre los implicados hay militantes del PSOE "van a tener que explicar exactamente el uso de esos recursos" y si se confirma que hubo un mal uso van a tener que devolver el dinero y serán expulsados del partido.
En el turno de preguntas, se le ha cuestionado si cree que los expresidentes de la Junta de Andalucía Manuel Chaves y José Antonio Griñán deberían dejar el partido, a lo que Sánchez ha respondido que estos dos dirigentes "no han sido ni imputados" en el caso de los ERES.
El líder de los socialistas ha defendido que es "importante" también "respetar el principio de la presunción de inocencia" y ha aprovechado para elogiar la gestión de la actual jefa del Ejecutivo andaluz, Susana Díaz, con cuya labor ha dicho sentirse muy "identificado".
"A mí me repugna la corrupción, sobre todo cuando afecta a mi partido y en consecuencia voy a ser implacable, se llame como se llame y se apellide como se apellide", ha insistido Sánchez, garantizando que "en el momento que se detecte que hay actos que puedan ser considerados como delictivos, el PSOE y la Ejecutiva Federal actuarán con la máxima contundencia".
RECONOCIMIENTO A EXPRESIDENTES DE GOBIERNO AUTONÓMICOS
Preguntado por las críticas de su partido al ingreso del exministro Gallardón en el Consejo Consultivo de la Comunidad de Madrid, tildado de "vergonzoso" y "repugnante" por el portavoz parlamentario, Antonio Hernando, Sánchez ha hecho algunos matices.
El líder de los socialistas ha explicado que le sorprendió "desagradablemente" conocer que los miembros de este órgano cobran 8.500 euros al mes por acudir a reuniones una vez a la semana y ha defendido que "eso tiene que ser revisado", pero ha defendido que cualquier político "del color que sea" que haya tenido una "responsabilidad tan elevada" como ser presidente de un Gobierno autonómico, tiene que ser reconocido.
De lo contrario, ha recalcado, sería contradictorio con el discurso que aboga por el "cierre de las puertas giratorias", tal y como propugna el PSOE y como se ha garantizado que va a hacer con el equipo que va a forjar al frente de este partido.